Palacio Pazo de Meirás, en Galicia
Palacio Pazo de Meirás, en Galicia

El Gobierno español presentó el miércoles una demanda judicial contra los herederos del dictador Francisco Franco para obtener la devolución del Pazo de Meirás, un famoso palacete rural de la región de Galicia que usaba como residencia de verano, con el argumento de que la compra efectuada en 1941 no fue legal.

El presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, señaló que la venta de la propiedad a Franco fue "fraudulenta" durante una entrevista este jueves con la televisión estatal TVE.

Este nuevo frente legal entre el Gobierno español y los nietos de Franco se abre mientras sigue pendiente el proyecto oficial de exhumar los restos del dictador (fallecido en 1975) del monumento del Valle de los Caídos, próximo a Madrid, para inhumarlo de nuevo en el panteón donde está sepultada su esposa, en un cementerio madrileño.

Pazo de Meirás
Pazo de Meirás

Los abogados del Estado basan la demanda en un acta notarial de 1938 desconocida hasta ahora, que confirma que la propiedad ya era residencia de la Jefatura del Estado entonces, un año antes del final de la Guerra Civil, en la que Franco lideraba a los sublevados.

En el documento se señala que el Pazo de Meirás fue comprado el 3 de agosto de 1938 por una entidad llamada Junta pro Pazo por 406.346 pesetas a los herederos de la famosa escritora gallega Emilia Pardo Bazán (1851-1921).

El dinero para esa compra, cuando aún no había terminado la Guerra Civil española (1936-1939), fue adelantado por el Banco Pastor, al que se devolvió la cantidad con una cuestación popular que, al fracasar, se convirtió en forzosa, con dinero que se restaba del salario de los funcionarios y de las arcas de los ayuntamientos de la provincia de La Coruña, donde se ubica.

Tres años después, en 1941, se realizó un contrato de compraventa en escritura pública entre un representante de Franco y los herederos de la escritora dueña del pazo.

Según los abogados del Estado, este contrato sirvió para crear "artificiosamente la apariencia de que Francisco Franco adquiría ese mismo inmueble por un precio de 85.000 pesetas", una cantidad que los letrados califican de "irrisoria".

Según la Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica (CRMH) de La Coruña, esta decisión supone considerar "por fin" que se trata de una "posesión irregular" de la familia Franco.

Esta asociación recordó que dos informes jurídico-históricos elaborados por organismos públicos "desmontan" la teoría de la familia Franco de que el Pazo de Meirás fue una donación del pueblo gallego al dictador.

Además, la familia Franco mantiene un litigio sobre varias estatuas medievales que están en el pazo, procedentes de la catedral de Santiago de Compostela, una de las seos más emblemáticas de España.

Según la familia, las estatuas fueron un regalo al dictador, mientras que autoridades municipales de Santiago afirman que se trató de un "expolio" obligado al que "nadie podía reaccionar".

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: