El canciller británico Jeremy Hunt saluda al periodista de investigación ghanés Anas Aremeyaw Anas, que mantiene su rostro cubierto para preservar su seguridad, en el panel principal del primer día de la Conferencia mundial sobre Libertad de Prensa (Reuters)
El canciller británico Jeremy Hunt saluda al periodista de investigación ghanés Anas Aremeyaw Anas, que mantiene su rostro cubierto para preservar su seguridad, en el panel principal del primer día de la Conferencia mundial sobre Libertad de Prensa (Reuters)

(Desde Londres) Los gobiernos del Reino Unido y Canadá anunciaron este miércoles que aportarán las primeras 6 millones de libras esterlinas (USD 7,4 millones) a un nuevo fondo global para la defensa de la Libertad de Prensa. El anuncio corrió por cuenta del canciller británico, Jeremy Hunt, en la apertura de la primera Conferencia Mundial sobre Libertad de Prensa que tiene lugar en Londres con la presencia de funcionarios, periodistas, empresarios de medios, académicos y especialistas en comunicación como u a señal de alarma luego del peor año en violencia y ataques a la prensa del que se tenga registro.

"La libertad de prensa no es un valor occidental, sino universal. Una prensa libre protege a la sociedad del abuso de poder y contribuye a que un país desarrolle su pleno potencial", aseguró Hunt.

El canciller británico admitió que, como político (está en plena competencia  con Boris Johnson para suceder a Theresa May como primer ministro), muchas veces no le gusta lo que la prensa dice de él, pero subrayó que debe escuchar esas críticas y tolerarlas porque "la salvaguarda más firme contra el lado oscuro del poder es la rendición de cuentas y el escrutinio y pocas instituciones desempeñan ese papel con más eficacia que una prensa libre". Y recordó que no es casualidad que los países con mayor libertad para debatir ideas libremente son los que logran mayores progresos científicos y técnicos.

Discurso completo del canciller británico Jeremy Hunt

El fondo, que será administrado por la UNESCO, servirá para brindar asesoría jurídica y formación en seguridad en zonas de conflicto y ayudará a los países a hacer reformas legales para garantizar la seguridad en la actividad periodística y perseguir y castigar a los responsables de los ataques a la prensa.

Junto a Hunt y la canciller canadiense Chystia Freeland, el panel principal del primer día de la conferencia en Londres fue sacudido por los testimonios en carne viva de dos periodistas, el del ghanés Anas Anas, que preserva su rostro oculto detrás de un velo para poder seguir haciendo periodismo de investigación en su país, y el de la venezolana Luz Mely Reyes, quien contó el drama de los centenares de medios que han cerrado y el millar de reporteros que han tenido que dejar el país bajo el régimen chavista.

Amal Clooney reclamó que los gobiernos no se queden en palabras y declaraciones para defender la libertad de prensa (Reuters)
Amal Clooney reclamó que los gobiernos no se queden en palabras y declaraciones para defender la libertad de prensa (Reuters)

La enviada especial del gobierno británico para la Libertad de Prensa y abogada con larga trayectoria en la defensa de periodistas perseguidos y encarcelados en diferentes países, Amal Clooney, sostuvo que "el deterioro de la libertad de prensa en el mundo no puede ser sólo un problema de los periodistas, sino de todos, pues una sociedad menos informada es una sociedad menos libre". En ese contexto, reclamó un nuevo acuerdo internacional para otorgar visados especiales para los periodistas perseguidos y sanciones concretas para aquellos que los amenazan" porque, destacó, "no alcanza con palabras bonitas y leyes que protejan al periodismo y la libertad de prensa. Hay que hacerlas cumplir, y eso es responsabilidad de los gobiernos".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: