(Foto: Manuel Cortina)
(Foto: Manuel Cortina)

¿Los parisinos podrán pronto "fumarse un porro" en las calles de la capital, sin temer que se acerque un policía? El tema es debatido a partir de este 8 de julio en el Consejo de París, tras una propuesta del grupo Radicales de Izquierda, Centro e Independientes (RGCI).

La presidenta del grupo, Laurence Goldgrab, quiere que la Alcaldía pida al Gobierno "hacer de París un territorio de experimentación de la legalización del cannabis recreativo, para personas mayores de edad, con una regulación estricta".

Según ella, aunque Francia tiene el sistema más represivo de Europa, es el país donde el consumo más se dispara, en particular en los menores de edad. "La conclusión es inapelable: 50 años de represión ineficaz y costosa", sentencia.

Prevención e ingresos fiscales

"Cuando miramos a nuestros vecinos, constatamos que, con una legislación regulada, hay un aumento en los consumidores regulares, pero hay una disminución del consumo en los jóvenes cuando se respeta la prohibición de venta a los menores, y también hay una disminución de la delincuencia", comenta Laurence Goldgrab.

Para el grupo RGCI, esta experimentación permitiría luchar con más eficacia contra el crimen organizado y proteger mejor a los menores de edad. Además, los fondos recaudados por la imposición deberán invertirse en la prevención, puesto que Francia está ante un gran problema de salud pública.

La propuesta llega unas semanas después de la publicación por la revisa Le Nouvel Observateur de una tribuna llamando a la legalización del cannabis recreativo en Francia, firmada por más de 70 personalidades. Entre ellas, médicos, economistas y políticos, como el exministro de izquierda Benoît Hamon o el eurodiputado ecologista Yannick Jadot.

Por otra parte, un informe del think tank Consejo de Análisis Económico, publicado en junio, preconiza legalizar el cannabis en Francia. Algo que podría generar para el Estado dos mil millones de euros en ingresos fiscales.

Alcaldes de distritos, a favor y en contra

Los alcaldes de los distritos parisinos tienen diferentes visiones sobre el tema. Varios, como François Dagnaud, alcalde socialista del distrito 19, o Jacques Boutault, alcalde ecologista del distrito 2, están a favor de la propuesta. "Con un uso recreativo, el cannabis no es más problemático que un vaso de vino entre amigos. Es por ser prohibido en Francia que las mafias se apoderaron de ese negocio muy lucrativo", estima Boutault.

Pero otros se oponen rotundamente a la medida. Geoffroy Boulard, alcalde de derecha del distrito 17, denuncia "un mensaje muy negativo para los jóvenes porque las drogas causan estragos en los adolescentes", y "una comunicación demagógica cuando se acercan las elecciones municipales", en 2020.

En todo caso, aunque el Consejo de París vote la propuesta esta semana, el cannabis no será legalizado en la capital enseguida, ya que el Gobierno será el que decida. El objetivo es, pues, llamar la atención del Ejecutivo y decirle que París está lista.

Hoy en día, la posesión de cannabis, aunque sea poco, es un delito. Las penas pueden ir hasta un año de prisión y/o 3.750 euros de multa.

Publicado originalmente por RFI

LEA MÁS