Al menos 52 personas resultaron heridas y varios georgianos fueron detenidos este jueves durante los choques violentos entre manifestantes de una protesta opositora en Tiflis y la Policía, que intentó impedir que entraran en el Parlamento de Georgia.

Según el Ministerio de Sanidad georgiano, entre los heridos hay 38 agentes y 14 civiles, además de periodistas que cubrían la protesta, para cuya disolución las fuerzas antidisturbios recurrieron a cañones de agua, gases lacrimógenos y balas de goma. También procedieron a varias detenciones, sin que se conocieran por el momento el número de arrestos.

(Reuters)
(Reuters)

Miles de personas se congregaron hasta bien entrada la madrugada junto a la sede del Parlamento de Georgia, custodiado por la fuerzas especiales de la policía, para exigir la dimisión del presidente del Legislativo, Irakli Kobajidze.

Un grupo de manifestantes superaron un primer cordón policial y consiguieran acceder al patio del Parlamento.

El ministro del Interior, Guiorgui Jakaria, ya había advertido de que las fuerzas del orden iban a recurrir a todos los medios legales a su alcance en caso de que los manifestantes intentaran tomar por asalto el Parlamento, que no estaba en sesión y en cuyo interior solo se encontraban una decena de diputados.

(Reuters)
(Reuters)

"Llamo a todo el mundo a respetar la ley. Lo que está ocurriendo aquí se llama asalto a las instituciones del Estado", dijo Jakaria después de que los manifestantes superaran un primer cordón policial y consiguieran acceder al patio del Parlamento.

El mitin fue convocado por varias formaciones opositoras para protestar por la participación de una delegación parlamentaria rusa encabezada por el diputado Serguéi Gavrílov en la XXVI Asamblea General de la Asamblea Interparlamentaria Ortodoxa.

(Reuters)
(Reuters)

El detonante de la protesta, tal y como declararon sus convocantes, fue el hecho de que el diputado se sentó el sillón del presidente del Parlamento georgiano durante la ceremonia de apertura del evento, lo que fue interpretado como un ofensa por la oposición.

Georgia rompió relaciones diplomáticas con Rusia tras la guerra de cinco días que libraron en agosto de 2008 en la región separatista georgiana de Osetia del Sur y que concluyó con la victoria de las armas rusas.

(Reuters)
(Reuters)

Tras el cese de las acciones bélicas, Moscú reconoció a Osetia del Sur y a Abjasia, otra región separatista georgiana, como Estados independientes, territorios que para las autoridades de Georgia se encuentran desde entonces bajo la ocupación de Rusia.

La presidenta georgiana, Salomé Zurabishvili, criticó las acciones de los opositores georgianos y señaló que "la división de la sociedad georgiana solo le conviene ahora a Rusia".

(Reuters)
(Reuters)

Zurabishvili agregó que los que las voces que llaman a la crispación interna, "con o sin intención de ello, están promoviendo la política de Rusia".

A su vez, el diputado Gavrílov aseguró en declaraciones a medios rusos que la protesta en Tiflis fue "preparada" de antemano y que el acto parlamentario fue utilizado en luchas políticas internas que buscan, en particular, el "cambio de poder" en el país.

(Reuters)
(Reuters)

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: