Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía (Presidential Press Service via AP, Pool)
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía (Presidential Press Service via AP, Pool)

Recep Tayyip Erdogan puso en duda este martes la causa de la muerte del ex presidente de Egipto, Mohamed Mursi, quien falleció ayer tras desplomarse en pleno juicio en su contra.

El presidente de Turquía participó en una ceremonia funeraria celebrada en la mezquita de Fatih en Estambul en honor del ex mandatario islamista fallecido, al que definió como "un mártir", según un comunicado de la presidencia turca.

"¿Fue un fallecimiento normal o hubo otras circunstancias? Son cosas que dan que pensar. Personalmente, yo creo por ahora que no fue una muerte normal", señaló Erdogan.

"Es más, tienen tanto miedo que no entregan a Mursi a su familia", agregó el mandatario turco, en referencia al entierro del ex presidente en un cementerio de El Cairo, en lugar de hacerlo en su región natal en el norte del país.

Mursi fue enterrado en la madrugada de este martes acompañado de su familia en la capital, ya que las autoridades egipcias rechazaron que fuera en el cementerio familiar en la provincia de Al Sharqia.

"Hemos lavado su cadáver en el hospital de la cárcel de Tora. Le hemos rezado dentro de la mezquita de la cárcel", escribió en su cuenta de Facebook Ahmed Mursi, uno de los hijos del depuesto presidente.

Mohamed Mursi murió este lunes tras desplomarse en pleno juicio en su contra; llevaba seis años detenido luego de su derrocamiento en 2013 (AFP)
Mohamed Mursi murió este lunes tras desplomarse en pleno juicio en su contra; llevaba seis años detenido luego de su derrocamiento en 2013 (AFP)

Por su parte, la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió hoy que la muerte de Mursi sea investigada de forma "rápida, imparcial y transparente", por haberse producido mientras el político se hallaba bajo custodia de las autoridades egipcias, responsables así de garantizar un tratamiento correcto.

Mursi, el primer presidente de Egipto elegido democráticamente en las urnas en 2012 y derrocado un año más tarde por un golpe militar, falleció ayer tras seis años de detención.

Durante la jornada de este martes se han celebrado ceremonias funerarias en honor de Mursi en decenas de ciudades de Turquía, organizadas por lo general por asociaciones civiles de carácter islamista o por las autoridades locales y las delegaciones del AKP, el partido de Erdogan que gobierna Turquía desde 2002.

Turquía mantuvo excelentes relaciones con Mursi durante su época en el Gobierno, y tras su derrocamiento en 2013 acogió a numerosos miembros egipcios de los Hermanos Musulmanes, el movimiento al que pertenecía Mursi, al tiempo que congelaba relaciones con el Gobierno del mariscal Abdelfatah al Sisi, actual presidente de Egipto.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: