La jueza rusa se ha retirado de la Corte después de que su teléfono móvil fuera hackeado (Foto: Especial)
La jueza rusa se ha retirado de la Corte después de que su teléfono móvil fuera hackeado (Foto: Especial)

La jueza rusa, Irina Devayeva, se vio obligada a renunciar a la Corte, luego de que filtraran fotos íntimas de ella entre sus colegas.

Según la línea oficial, Devayeva se retiró por decisión propia del tribunal, sin embargo, existen sospechas de que Vladimir Putin, presidente de Rusia, habría ejecutado el ataque contra la mujer, pues meses atrás liberó a dos adolescentes acusadas de extremismo contra el gobierno Kremlin. 

La fotografía en topless de la jueza nunca había sido compartido desde su teléfono o publicado en las redes sociales, se informó.

El año pasado, las adolescentes Anna Pavlikova, de 18 años, y Maria Dubovick, de 19, enfrentaron cargos de crear un grupo extremista con el objetivo de derrocar al gobierno de Putin. 

Ellas, junto a otros ocho sospechosos fueron arrestados en marzo de 2018.

En 2018, la rusa ordenó la liberación de dos miembros de un grupo anti-Putin (Foto: Especial)
En 2018, la rusa ordenó la liberación de dos miembros de un grupo anti-Putin (Foto: Especial)

Los abogados defensores afirmaron que los elementos de la policía encubiertos habían escrito el programa radical del grupo y animaron a sus miembros a tener práctica de tiro.

Desde su detención, pasaron cinco meses para que un fallo de la jueza, Devayeva  permitiera llevar a las presuntas culpables su proceso en libertad condicional. 

Rusia ha utilizado con frecuencia vagas leyes de extremismo para perseguir a los disidentes, activistas de la oposición y minorías religiosas. 

Las jóvenes María Dubovik (izquierda) y Anna Pavlikova (derecha), fueron puestas en libertad tras un fallo de la jueza rusa. Formaban parte de un grupo extremista contra el Kremlin (Foto: TASS)
Las jóvenes María Dubovik (izquierda) y Anna Pavlikova (derecha), fueron puestas en libertad tras un fallo de la jueza rusa. Formaban parte de un grupo extremista contra el Kremlin (Foto: TASS)

Por ejemplo, en 2017 prohibió oficialmente a los testigos de Jehová, y los declaró una organización extremista.

Amnistía Internacional dijo que las leyes contra el extremismo se habían ampliado y utilizado de manera arbitraria contra el discurso protegido en su último informe sobre Rusia.