El heredero del grupo empresarial Samsung, Lee Jae-Yong
El heredero del grupo empresarial Samsung, Lee Jae-Yong

Los herederos del magnate surcoreano y presidente de Samsung Group, Lee Kun-hee -quien está hospitalizado desde mayo de 2014 tras sufrir un ataque al corazón-, se enfrentan a uno de los mayores impuestos a la herencia de la historia, y pagarlo puede complicar el control de la familia sobre el conglomerado de Samsung.

Según algunas estimaciones, el hijo de Lee, Jay Y. Lee, de 50 años de edad, presunto heredero del grupo, y sus dos hermanas podrían deber al Estado unos USD 7.000 millones en impuestos cuando muera su padre.

El impuesto a la herencia de Corea del Sur del 50% sobre las propiedades de más de USD 2,5 millones es el segundo más alto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, después de Japón.

Lee Kun-hee, hospitalizado desde 2014 y fuera del ojo público desde entonces, se encuentra en condición estable, según fuentes conocedoras de su estado de salud que citó la agencia Yonhap en enero de 2019 (AP)
Lee Kun-hee, hospitalizado desde 2014 y fuera del ojo público desde entonces, se encuentra en condición estable, según fuentes conocedoras de su estado de salud que citó la agencia Yonhap en enero de 2019 (AP)

El patrimonio neto de Lee es de unos USD 15.000 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, y sus beneficiarios probablemente tendrían que vender parte de la herencia para cubrir los impuestos, diluyendo su participación en el imperio Samsung, que incluye 62 empresas valoradas en más de USD 300.000 millones.

El hijo de Lee es uno de los cuatro vicepresidentes de Samsung Electronics pero carece de la influencia que administraba su padre para mantener control de las subsidiarias de la empresa. No existe una entidad corporativa oficial que vincule a todas las compañías. Más bien, la familia depende de lazos informales con los ejecutivos de dichas compañías que podrían disiparse con la muerte de Lee.

Lee Jae-yong es escoltado por la policía surcoreana. (Reuters)
Lee Jae-yong es escoltado por la policía surcoreana. (Reuters)

Los críticos dicen que los Lee se han excedido en sus esfuerzos por conservar su influencia. En 2009, Lee Kun-hee fue declarado culpable de transferir dinero a sus hijos mediante la venta ilegal de bonos. En agosto de 2017, el heredero de Samsung fue condenado a cinco años de cárcel por cargos de corrupción.

Aunque el vicepresidente de Samsung ha negado las acusaciones y apelará la sentencia, el escándalo contribuirá a disuadir a la familia de involucrarse en nueva controversias para satisfacer su carga tributaria.

"Cualquier truco para tratar de evadir el impuesto de sucesiones en el actual clima público dará lugar a una enorme reacción", dijo Chung Sun-sup, director ejecutivo de la empresa de investigación Chaebul.com. "La información es pública y existe un consenso sobre cuánto debe pagar la familia. Si intentan pagar entre el 20 y el 30 por ciento en lugar de la mitad, ¿lo aceptaría el público?".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: