Muslim Juchíev
Muslim Juchíev

El Departamento de Estado estadounidense incluyó este jueves al primer ministro de Chechenia, Muslim Juchíev, en su lista de personas que tienen prohibido entrar en territorio de Estados Unidos por "graves violaciones de los derechos humanos".

En un comunicado, la cartera de Exteriores estadounidense explicó que dispone de información "creíble" de la supuesta implicación de Juchíev en torturas.

Además de ese dirigente checheno, el Departamento de Estado incluyó en la lista a su esposa, Sapiyat Shabazoba.

En la nota, el Gobierno estadounidense mencionó un informe reciente del Mecanismo de Moscú de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que concluyó que funcionarios del Ejecutivo checheno han cometido "graves y continuadas violaciones a los derechos humanos y abusos con impunidad".

Dicho documento, citado por el Departamento de Estado, indica que esos funcionarios están presuntamente involucrados en "acoso y persecución, arrestos o detenciones arbitrarias o ilegales, torturas, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales".

"Instamos de nuevo a las autoridades federales rusas a que esos funcionarios responsables de violaciones de derechos humanos en Chechenia rindan cuentas, incluido Muslim Juchíev", dijo el Departamento de Estado.

La cartera de Exteriores ha añadido a Juchíev en la Sección 7031 (c) del año fiscal 2019, que estipula que "en casos en los que el Secretario de Estado tenga información creíble de que funcionarios públicos han estado implicados en corrupción significativa o en violaciones graves de derechos humanos, esos individuos y familiares inmediatos no son aptos para entrar en Estados Unidos".

Según defensores de los derechos humanos, el líder checheno, Ramzán Kadírov, ha convertido la república en un "enclave totalitario" en el que todo el mundo debe vestirse, hablar y comportarse como él ordena y ante lo que el Kremlin hace la vista gorda a cambio de que garantice la estabilidad en el Cáucaso.

En agosto pasado, las organizaciones Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI) y Front Line Defenders urgieron en una carta abierta al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que condenara las declaraciones de Kadírov, que había amenazado a defensores de los derechos humanos.

En la misiva, esos grupos recordaron que el líder checheno había prometido llevar a cabo castigos colectivos contra las familias de "supuestos insurgentes".

Chechenia, escenario de dos cruentas guerras entre el Ejército federal ruso y la guerrilla separatista, ha recuperado en la última década la estabilidad gracias al despliegue de un gran dispositivo policial.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: