Los familiares de Louisa Akavi, la enfermera de la Cruz Roja Neozelandesa que fue secuestrada en Siria por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) en 2013, dijeron estar "increíblemente orgullosa de ella" y aseguraron que sólo quieren "que vuelva casa", aunque también "conocía los riesgos de su trabajo", luego de que trascendiera que podría estar aún con vida.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC, en inglés) reconoció el domingo el secuestro de Akavi junto a otros dos trabajadores del organismo en Siria hace cinco años, y solicitó información sobre el paradero de la enfermera, que se cree podría estar aún con vida, en vista del colapso en marzo del "califato" del ISIS.

Por su parte el gobierno de Nueva Zelanda confirmó este lunes el secuestro de Akavi, un hecho que tanto la ICRC como Wellington habían mantenido en secreto para preservar la vida de sus trabajadores, habiendo incluso cerrado un acuerdo con la prensa internacional para no nombrarla.

La enfermera y trabajadora humanitaria neozelandesa Louisa Akavi, secuestrada por el ISIS en 2013 (Reuters)
La enfermera y trabajadora humanitaria neozelandesa Louisa Akavi, secuestrada por el ISIS en 2013 (Reuters)

"Seguimos trabajando junto al ICRC para localizarla y rescatarla", dijo el canciller neozelandés Winston Peters a la agencia AP. "Donde un neozelandés esté retenido por una organización terrorista, el gobierno toma acciones apropiadas para rescatarlas, y eso ha hecho. Esto incluye a miembros de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas Especiales, y personal ha visitado Siria e Irak en el pasado", agregó.

Ese acuerdo fue levantado este domingo y el nombre de Lousia Akavi recorrió el mundo, develado por primera vez por el New York Times, en un esfuerzo de recibir información sobre su paradero al número +963 953 555 745.

"Louisa es una enfermera y trabajadora humanitaria increíblemente experimentada que conocía los riesgos de su trabajo", indicó Tuaine Robati, portavoz designado por la familia de la trabajadora humanitaria de 62 años, en un video distribuido en redes sociales.

Los trabajadores de la Cruz Roja fueron secuestrados en Idlib por terroristas del ISIS
Los trabajadores de la Cruz Roja fueron secuestrados en Idlib por terroristas del ISIS

"Nuestra familia está increíblemente orgullosa de ella y del trabajo al que ha dedicado toda su vida. Ha pasado por momentos duros en su trabajo en el pasado pero ha seguido haciéndolo porque lo ama", agregó.

Sobre el final, Tuaine declaró que la familia "extraña mucho a Louisa". "La amamos y sólo queremos que vuelva a casa", indicó.

Akavi fue capturada por el ISIS en octubre de 2013 cuando prestaba servicios en Idlib, en el noroeste de Siria. Junto a ella fueron también capturados dos chóferes sirios, Alaa Rajab y Nabil Bakdounes, de los que por el momento no se tiene información.

Los tres viajaban en un convoy humanitario cuando un grupo de hombres armados frenó a los vehículos y secuestro a siete personas. Cuatro fueron liberadas al día siguiente, y los tres trabajadores de la ICRC permanecieron en cautiverio.

Akavi en el centro, rodeada de los chóferes Alaa Rajab (izquierda) y Nabil Bakdoune (derecha), trabajadores sirios de la Cruz Roja que fueron también secuestrados y su destino es incierto (AFP)
Akavi en el centro, rodeada de los chóferes Alaa Rajab (izquierda) y Nabil Bakdoune (derecha), trabajadores sirios de la Cruz Roja que fueron también secuestrados y su destino es incierto (AFP)

Se cree que el ISIS los retuvo para futuros intercambios de prisioneros o incluso para ser utilizados como escudos humanos. En el caso Louisa, es posible también que por sus habilidades haya sido puesto a trabajar en hospitales de campaña o puestos médicos de los yihadistas, reporta AP.

"Quiero decirles, Louisa, Alaa y Nabil, que los hemos estados buscando a lo largo de todos estos años y no desistiremos", dijo el director de operaciones de la ICRC, Dominik Stillhart, en un comunicado publicado el domingo.

En sus momentos de mayor poderío el ISIS secuestró a decenas de trabajadores humanitarios extranjeros en Siria e Irak, llegando a ejecutar a muchos de ellos, hechos que quedaron registrados en sangrientos videos.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: