Julian Assange (Reuters/ Henry Nicholls)
Julian Assange (Reuters/ Henry Nicholls)

Julian Assange pasó siete años en la Embajada de Ecuador en Londres tratando de evitar lo que él pensaba que eran inminentes cargos de los Estados Unidos. Ahora, después de haber agotado la hospitalidad de su huésped, intentará ganar más tiempo en los tribunales británicos.

Los abogados del fundador de WikiLeaks dijeron que Assange luchará contra la extradición a los Estados Unidos, donde se enfrenta a cargos de haber participado en una conspiración con una ex analista del Ejército, Chelsea Manning, para divulgar material confidencial del Gobierno.

Los abogados de Assange argumentan que los cargos son un intento ilegal de castigar a un periodista por publicar información, pero letrados especializados en extradición dicen que lo mejor que logrará es retrasar su traslado a los Estados Unidos a través de un proceso que probablemente se prolongará hasta 2020.

"En teoría, podría prolongarlo años", dijo Nick Vamos, socio de la firma de abogados Peters & Peters, quien anteriormente era jefe de extradición en el Servicio de Fiscalía de la Corona del Reino Unido.

El arresto de Assange se produjo después de que Ecuador lo expulsara de su embajada en Londres. El australiano, de 47 años de edad, llevaba en la legación desde 2012 para eludir un interrogatorio en un caso de agresión sexual en Suecia. Si bien esa investigación se abandonó en 2017, este permaneció en el pequeño apartamento de la delegación diplomática.

WikiLeaks y Assange cobraron notoriedad en 2010 cuando la organización publicó secretos gubernamentales proporcionados por Manning. Más recientemente, el sitio web acaparó atención durante la carrera presidencial estadounidense de 2016 al publicar correos electrónicos filtrados de la campaña de Hillary Clinton.

Julian Assange (Archivo Reuters)
Julian Assange (Archivo Reuters)

Caso Sarao

La extradición es generalmente un proceso lento y deliberado en los tribunales del Reino Unido. Navinder Singh Sarao, el operador británico acusado de ganar USD 40 millones mediante la manipulación de los mercados desde su casa, pudo retrasar la extradición 18 meses, hasta 2016, en un caso que la mayoría de los abogados pensaron que se resolvería mucho más rápido.

Las deliberaciones se ralentizan con las apelaciones, que pueden llegar hasta el Tribunal Supremo del Reino Unido, además de varias aprobaciones que deben proceder del Ministerio del Interior.

El caso también podría complicarse si las autoridades suecas renuevan su solicitud de extradición. A pesar de que abandonaron la investigación por el agotamiento del estatuto de limitaciones en muchas de las reclamaciones, un abogado de las presuntas víctimas de Assange pidió a la Fiscalía que reabriera la investigación después del arresto.

“Ridículo”

En una audiencia judicial en Londres, los abogados de Assange arremetieron contra la imparcialidad de los tribunales del Reino Unido y los Estados Unidos diciendo que su cliente nunca podría recibir un juicio justo en ninguno de los dos países. Dijo que era poco probable que esos tipos de argumentos políticos tuvieran mucho peso, y el juez Michael Snow los rechazó calificándolos de "ridículos". La próxima audiencia del caso está prevista para el 2 de mayo.

La abogada de Assange, Jen Robinson, trató de enfocar el caso de los Estados Unidos desde la perspectiva de la libertad de prensa.

"Esto sienta un peligroso precedente para todas las organizaciones de medios y periodistas en Europa y en otras partes del mundo", dijo Robinson fuera del tribunal de Londres. "Este precedente significa que cualquier periodista puede ser extraditado para su procesamiento en los Estados Unidos por haber publicado información veraz sobre los Estados Unidos".

Pero los fiscales estadounidenses podrían eludir esa defensa al acusar a Assange únicamente de haber ayudado a Manning a acceder ilícitamente a una contraseña en la red informática del Departamento de Defensa con documentos clasificados.

Para Assange, el proceso probablemente se llevará a cabo tras las rejas. Después de violar las medidas cautelares de fianza en el caso del asalto sueco, es casi seguro de que ningún juez se arriesgará a dejarlo en libertad de nuevo.

"De ninguna manera va a lograr una fianza mientras espera la extradición", dijo Rebecca Niblock, abogada de Kingsley Napley en Londres.

Fuente: Bloomberg