La primera ministra del Reino Unido, Theresa May
La primera ministra del Reino Unido, Theresa May

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, condicionó este miércoles el visto bueno de la Unión Europea (UE) a una prórroga corta de la fecha del Brexit a una aprobación por el Parlamento británico del acuerdo de divorcio.

"Una prórroga corta es posible pero estará condicionada al voto positivo de la Cámara de los Comunes al acuerdo de divorcio", aseguró en una declaración ante los medios Tusk, la víspera de una cumbre europea de dos días en Bruselas.

La respuesta del funcionario europeo complica aún más las posibilidades de  la primera ministra Theresa May, toda vez que su proyecto de salida ya ha sido rechazado en dos oportunidades por la Cámara de los Comunes.

Ahora, serán los mandatarios europeos quienes deberán discutir sobre la petición de May cursada en una carta enviada este miércoles, de una prórroga hasta el 30 de junio de la fecha de salida, prevista originalmente el 29 de marzo. Son ellos los que deberán alcanzar mediante el consenso la decisión final sobre el tema en una reunión prevista para el día jueves.

May se vio obligada a solicitar un aplazamiento después del segundo rechazo por parte del Parlamento británico del acuerdo de divorcio cerrado con Bruselas, y después de que rechazara también un día después el escenario de un Brexit sin acuerdo.

Donald Tusk (Reuters)
Donald Tusk (Reuters)

Tusk, que coordina el trabajo de los mandatarios europeos, precisó, no obstante, que la cuestión de la duración de esa prórroga "sigue abierta", ya que la fecha del 30 de junio "crea una serie de preguntas de carácter jurídico y político".

La Comisión Europea alertó este miércoles de los "graves riesgos jurídicos y políticos" de un aplazamiento hasta esa fecha y consideró que una prórroga corta debería terminar el 23 de mayo, al inicio de las elecciones europeas en el bloque.

Si los mandatarios europeos apoyan la propuesta del presidente del Consejo Europeo y la Cámara de los Comunes aprueba el acuerdo de divorcio, Tusk aseguró que la decisión de postergar la fecha de salida podría formalizarse por "escrito".

"Sin embargo, si fuera necesario, no dudaré en invitar a los miembros del Consejo Europeo a Bruselas para una reunión la semana que viene", agregó el ex primer ministro polaco, quien se mostró esperanzado.

Para Tusk, "aunque la esperanza de éxito final pueda parecer frágil, incluso ilusoria, y aunque la fatiga del Brexit sea cada vez más visible y justificada, no podemos abandonar la búsqueda -hasta el último momento- de una solución positiva".

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: