Las autoridades de Langfang, al norte de China, prohibieron cualquier actividad y adorno alusivo a la navidad Foto: Pixabay
Las autoridades de Langfang, al norte de China, prohibieron cualquier actividad y adorno alusivo a la navidad Foto: Pixabay

La Navidad es símbolo de paz, amor y hermandad, por lo menos en occidente, lo que no es bien visto por autoridades de Langfang, provincia de Hebei, China, quienes consideran que es una tradición alejada de su religión.

Incluso ha sido prohibida esta celebración, la persona que venda productos referentes a esta festividad puede ser castigada, advirtieron las autoridades, incluso está prohibida la instalación y venta de cualquier tipo de decoración navideña en las tiendas.

Esta medida fue anunciada en un comunicado oficial difundido en las redes sociales. El objetivo de esta prohibición es "mantener la estabilidad" alusiva a su religión.

"Las tiendas tienen estrictamente prohibido organizar eventos navideños o ventas promocionales", señala el comunicado de las autoridades.

Asimismo, advierten que la persona que sea sorprendida vendido vendiendo árboles o coronas de Navidad o figuras de Papá Noel será castigada.

De igual forma el aviso también pide que los ciudadanos de Langfang denuncien a las personas que "propaguen la navidad o religión" en público, sin especificar a qué religión en concreto.

Cabe mencionar que en diciembre de 2017, un incidente similar ocurrió en la Universidad Farmacéutica de Shenyang. Entonces, el rector informó a los estudiantes que no permitía organizar en el campus festivales religiosos occidentales como la Navidad, con el fin de ayudar a los jóvenes a "construir su confianza cultural".

En Langfang, sin embargo, las autoridades de la ciudad se han comprometido a limpiar todas las luces y decoraciones navideñas de sus calles, tiendas y escuelas.

El aviso ordenó a los empleados que recorrieran centros comerciales y calles los días 23, 24 y 25 de diciembre para asegurarse de que no haya adornos navideños.

Los tres días no son días festivos en China, y la orden se produce en medio de prohibiciones de actividades religiosas con influencia extranjera.

"El uso de parques y otros espacios abiertos para difundir la religión será administrado y controlado", dijo la orden. "Si se encuentra, vigile de cerca e informe a los superiores", indica el aviso emitido el sábado a los ciudadanos. Los vendedores ambulantes que venden árboles de Navidad o dulces deben ser "eliminados".

"La prohibición de decoraciones navideñas en Langfang es parte integral del control estricto del gobierno chino sobre la religión", dijo Yaqiu Wang, investigador de Human Rights Watch al portal The New York Times.

Aunque muchos chinos no religiosos celebran la Navidad como un día festivo secular, dijo que la prohibición de exhibiciones navideñas refleja "una mayor hostilidad" hacia los significantes de la cultura occidental y los valores occidentales, consideró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: