La cuenta de Instagram The aids memorial nació en 2016.
La cuenta de Instagram The aids memorial nació en 2016.

El nombre estaba borrado de la familia y su sobrino quiso recordarlo. Era el mayor de nueve hermanos en el seno de una familia latina en la costa este de Estados Unidos. De espíritu alegre, siempre sonriente y con un chiste a la mano para hacer reír a los demás. También sensible, de buen corazón. Era adicto a las drogas, aparecía y desaparecía de su hogar. A finales de los 90 empezó a perder peso, se le veía débil y deteriorado. En 2001 murió por una enfermedad relacionada con el VIH.

"No hubo funeral. O por lo menos yo no lo recuerdo. Su nombre es poco nombrado en mi familia. Por eso hoy, yo digo su nombre: José Aníbal Fonseca", escribió su sobrino Louie A.Ortiz-Fonseca en The Aids Memorial, una cuenta Instagram que honra a las 35 millones de personas que han muerto por causas relacionadas con el sida, según datos de la ONU.

La cuenta bien parece un gran álbum familiar multiétnico, multicolor, donde se publican fotos de personas provenientes de todas las clases sociales, géneros e identidades. Y, a través de las pequeñas historias que allí se narran, se abre una ventana a lo que fue la epidemia en sus primeras décadas: pérdidas inevitables de seres queridos e historias de amor truncadas por el virus.

Hoy, el panorama es distinto: la infección pasó a ser una enfermedad crónica y las personas con VIH, con el tratamiento adecuado, suelen tener una buena calidad de vida.

José Aníbal Fonseca. (Fotos Instagram: theaidsmemorial)
José Aníbal Fonseca. (Fotos Instagram: theaidsmemorial)

Según un informe de la ONU, los casos de muertes relacionadas con el sida, desde el pico alcanzado en 2004, se han reducido en más de un 51 por ciento. Y, de las 36,9 millones de personas en el mundo que viven con VIH, el 47% tiene una carga viral indetectable. Sobre este punto es importante recordar lo que la ciencia determinó: indetectable es igual a intransmisible.

Stuart, el creador de The Aids Memorial (TAM), no recuerda con exactitud cómo comenzó todo. Él, un hombre que se describe como ajeno a las redes sociales, tenía una cuenta en Instagram a la que le daba poco uso. Estaba interesado por aquellos personajes olvidados que habían muerto y, de vez en cuando, publicaba la historia de alguno.

Al poco tiempo, en una especie de efecto de bola de nieve amoroso, le empezaron a llegar decenas de mensajes, luego cientos, de personas que querían recordar a sus seres queridos con una foto y unas palabras. La cuenta, que nació en 2016, ahora tiene más de 70 mil seguidores y más de 4 mil publicaciones.

"La historia no se escribe así misma e Instagram es el lugar perfecto para empezar ampliar el espectro demográfico y compartir no solo las historias de los famosos pero sobre todo de aquellas personas desconocidas y olvidadas", dijo Stuart, en respuesta a unas preguntas enviadas a su correo electrónico por Infobae.

El modelo Joe Macdonald.
El modelo Joe Macdonald.

Una de las primeras publicaciones de TAM fue la de Joe Macdonald, un modelo estadounidense que tuvo una carrera relativamente conocida durante los 70 y 80. Para Stuart su historia es fascinante.

"Él era la versión masculina de Gia Carangi. Y vivió su vida al máximo. Era amigo de David Hockney y fue pintado por Warhol. Sin embargo, cuando murió fue tratado como un paria. Fue una de las primeras personas que murió por complicaciones relacionadas al sida. Y me sorprende que no se haya escrito mucho sobre él. Inclusive hoy en día sigue siendo un enigma", dijo Stuart.

Joan Baker fue diagnosticada con VIH en 1986 y el 3 de septiembre de 1993 murió. Fue una trabajadora incansable y una importante activista política dentro del colectivo gay en San Francisco. Así la recuerda su amiga Judith Cohen en una publicación en TAM.

Baker, ante la falta de comprensión y los prejuicios de algunas compañeras lesbianas, en una época en la que había poca información y mucha ignorancia sobre el VIH, respondía: "No importa cómo lo obtuve, la cuestión es que me lo diagnosticaron y que estoy dando la cara como una mujer con VIH, porque muchas lesbianas todavía piensan que no pueden tenerlo y yo estoy aquí para decirles que sí".

Joan Baker.
Joan Baker.

"Te amamos y nos haces mucha falta, Joan. Gracias por ser una inspiración, por tu contribución, por tu vida y amor", finalizó su mensaje Cohen.

En cuanto a los prejuicios que se mantienen y el estigma que pesa sobre las personas con VIH, Stuart es categórico: "Se tienen que romper las barreras de la estupidez". Para este escocés, la educación es la clave y agrega que no hay ninguna excusa para que siga la ignorancia sobre este tema.

"El estigma mata y esto está demostrado una y otra vez en las historias que publicamos en TAM. Algunas personas tienen tanto miedo de hacerse un test porque temen lo que sus familias o la sociedad puedan pensar si da positivo. Y cuando quieren iniciar el tratamiento ya es muy tarde y no es efectivo. Terminan muriendo. Y  hoy en día el diagnóstico del VIH puede ser tratado y no es una sentencia de muerte. Es un hecho científico. Nadie debe sentir vergüenza de ser VIH positivo. Imaginen si alguien tuviera miedo de decir que es diabético. Es ridículo, ¿cierto?", dijo Stuart.

El pasado 28 de septiembre Mark Quigley recordó a Douglas Trezza, su primer amor, a quien conoció en 1982 en una tarde de verano en la piscina del Westside YMCA de Manhattan. Luego de toparse un par de veces con él por el barrio, los dos iniciaron un romance que duró tres años, hasta que en 1985 Douglas murió por una enfermedad relacionada con el VIH.

Douglas Trezza.
Douglas Trezza.

"A diferencia de ahora, no había medicación para controlar el virus. Yo fui testigo de lo que le hizo a su cuerpo, intentando contra todos los pronósticos prolongar su vida. Yo nunca me enfermé aunque siempre creí podría pasarme. Fui uno de los que tuvo suerte. Siéndolo, nunca olvidaré a los que no fueron afortunados, como mi amado Douglas", escribió Mark en Tam.

Stuart cree que las historias como las de Douglas, Gia o José, contribuyen, aunque sea de una forma mínima, a sensibilizar a las personas sobre el VIH. Pero aclara que él no se considera un activista. "Eso sería un insulto para quienes están afuera dando la cara y luchando por los derechos", dijo.

Victoria Arellano fue una migrante trans que murió el 20 de julio de 2007. La mexicana había sido detenida por el Servicio de Inmigración de Estados Unidos. Durante su detención, su estado de salud empeoró; sus compañeros en la prisión se turnaban para cuidarla. La llevaban al baño, le ponían toallas frías para calmar su fiebre.

Victoria Arellano.
Victoria Arellano.

Luego de una protesta en la que los internos pedían que la atendieran en un hospital, Arellano fue llevada a uno. Sin embargo, a las 24 horas regresó a la cárcel. Su situación empeoró y, de nuevo, fue trasladada  al centro de salud, pero esta vez ingresó directo a terapia intensiva donde finalmente murió esposada a una cama con dos guardias de inmigración custodiando la entrada del lugar. Su caso fue denunciado por organizaciones de derechos humanos y su vida fue recordada en TAM el pasado 20 de julio.

A Stuart le gustaría tener más representación, más historias, de Latinoamérica. Dice que en la cuenta de Instagram se han publicado algunas de Argentina, Brasil, Chile y Cuba, pero que le gustaría tener más. "Quien quiera me puede contactar a mi correo: theaidsmemorial@yahoo.com", finalizó.


View this post on Instagram

A post shared by THE A I D S M E M O R I A L (@theaidsmemorial) on


View this post on Instagram

A post shared by THE A I D S M E M O R I A L (@theaidsmemorial) on


View this post on Instagram

A post shared by THE A I D S M E M O R I A L (@theaidsmemorial) on


View this post on Instagram

A post shared by THE A I D S M E M O R I A L (@theaidsmemorial) on

MÁS SOBRE ESTE TEMA: