Margaash, un leopardo de las nieves de ocho años, murió luego que que le disparan cuando escapó de su jaula en el zoológico de Dudley, en Birmingham
Margaash, un leopardo de las nieves de ocho años, murió luego que que le disparan cuando escapó de su jaula en el zoológico de Dudley, en Birmingham

Margaash, un leopardo de las nieves de ocho años, tuvo que ser asesinado para proteger "la seguridad del público", a pesar de que el zoológico ya había cerrado y no había visitantes.

El leopardo escapó de su jaula en el zoológico de Dudley, en Birmingham (Inglaterra) cuando un miembro del personal olvidó cerrar la puerta.

El trágico evento ocurrió el 23 de octubre alrededor de las 17 hrs., después de que el zoológico ya había cerrado y no había más visitantes, sin embargo este viernes el zoológico publicó el aviso en su página al ser constantemente cuestionados por visitantes quienes ubicaban a Margaash.

El director del zoológico, Derek Grove, dijo:

"Este fue un incidente increíblemente triste y nuestro personal está comprensiblemente desconsolado.

"La eutanasia es, y siempre será, un último recurso. Los esfuerzos para persuadir a Margaash de regresar a su recinto fracasaron.

"Cuando se acercaba al bosque circundante y se acercaba la oscuridad, el veterinario no creía que un dardo calmante fuera una opción segura debido a la cantidad de tiempo que la droga tarda en funcionar.

"La seguridad del público siempre es de suma importancia y nuestro personal tiene una gran experiencia y está rigurosamente capacitado".

Margaash nació en Banham Zoo en Norfolk en mayo de 2010 y llegó a Dudley Zoo en septiembre de 2011, donde vivía con Taïga, una leopardo de las nieves de tres años, ambos tenían una cría de nombre Makalu.

Margaash vivía con una leopardo de las nieves llamada Taïga y ambos tenían una cría de nombre Makalu
Margaash vivía con una leopardo de las nieves llamada Taïga y ambos tenían una cría de nombre Makalu

Los comentarios de indignación se volcaron en las redes sociales criticando principalmente que se asesinara al animal, cuya raza está en peligro de extinción, en lugar de haberle disparado un tranquilizante para sedarlo.

El leopardo de las nieves es una especie en peligro de extinción y solo quedan 4.000 en la naturaleza, dispersos en 12 países, desde el sur de Rusia hasta la meseta tibetana, incluyendo Mongolia, China, Afganistán, Pakistán, India y Nepal.

Su hábitat natural se ubica paisajes montañosos superiores a los 3.000 metros. Pero los altos Himalayas se están calentando en tres veces el promedio mundial, afectándolos y haciendo que tengan que desplazarse.

El pastoreo excesivo del ganado doméstico también está destruyendo las praderas de las montañas. Y los animales son cazados por cazadores furtivos para su uso en la medicina tradicional asiática.

Su especie está en peligro de extinción
Su especie está en peligro de extinción

Elisa Allen, Directora de Personas para el Tratamiento Ético de los Animales (PETA) dijo al portal DailyMail: "Los leopardos de las nieves, como todos los animales, incluidos los humanos, quieren ser libres. Cuando los animales que han sido encarcelados, como Margaash, ven la oportunidad de escapar de sus vidas tristes, a menudo la aprovechan.

"Lamentablemente, estos actos de autoliberación son a menudo los últimos, ya que muchos animales que una vez fueron cautivos y que intentan seguir sus instintos naturales son asesinados.

"Los zoológicos están en el negocio de la miseria y la muerte, desde sacar animales salvajes de sus países de origen e interrumpir sus lazos familiares hasta someterlos a condiciones de vida totalmente antinaturales.

"Mantenerlos cautivos es una tragedia que a menudo lleva a otra, y los días de las instalaciones que cobran a las personas por ver animales deprimidos y deprimidos detrás de las rejas están contados".