Los leones podrían venir de circos (AFP)
Los leones podrían venir de circos (AFP)

Los selfis con un tigre o un cachorro de león parecen estar de moda en Francia, hasta el punto de que las autoridades confiscaron en un año seis felinos, a menudo en mal estado de salud.

Los policías descubrieron el lunes en un Lamborghini verde que circulaba por los Campos Elíseos de París un hombre que se fotografiaba con un león pequeño, colocado en el asiento del copiloto.

Tras asegurar a los agentes que se trataba de su gato, el hombre, de 33 años, fue detenido por poseer una "especie animal no protegida" y "conducir sin permiso".

El individuo se limitó a decir luego que el león, llamado Putin, pertenecía a un "amigo", según una fuente cercana al caso.

El mismo argumento fue esgrimido por un treintañero condenado a seis meses de prisión en octubre, que aseguró ser un "enamorado de los animales". Este había publicado varios videos en las redes sociales en los que aparecía una leona de dos meses mordisqueando la cabeza de un joven o andando por la calle. Luego, la había puesto a la venta por USD 11.200.

Cada vez hay más indicios de que la gente se está fotografiando con pequeños felinos

"Cada vez hay más indicios de que la gente se está fotografiando con pequeños felinos", explicó Arnauld Lhomme, investigador de la Fundación 30 Millones de Amigos, que se hizo cargo del león de los Campos Elíseos.

Otros cuatro felinos fueron recuperados en Francia recientemente: dos cachorros de león, un lince y un tigre bebé.

"Los leones podrían venir de circos (…) pero todavía no lo hemos podido demostrar", dijo.

"Las personas se apropian de ellos para presumir", pero "no saben cómo ocuparse de ellos", lamentó Lhomme. Algunos, como el de los Campos Elíseos, se hallan en un estado físico preocupante.

Los leones podrían venir de circos (…) pero todavía no lo hemos podido demostrar

"Le habían seccionado la cola, tenía un problema en una pata trasera y estaba deshidratado", aseguró, a la vez que explicó que uno de los leones confiscados previamente "no tenía ni un solo pelo en la cabeza. Creíamos que iba a morir".

Otro felino, hallado en una jaula de un apartamento en 2017, se hallaba "en un mal estado general, sufría probablemente por el hecho de haber sido apartado de su madre de forma precoz y por una alimentación inadaptada". Fue introducido en una reserva sudafricana.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: