La joven tenía sólo cinco semanas laborando en el Dreams Gentlemen’s Club, mientras ahorraba para estudiar enfermería. (Foto: Facebook)
La joven tenía sólo cinco semanas laborando en el Dreams Gentlemen’s Club, mientras ahorraba para estudiar enfermería. (Foto: Facebook)

Recientes investigaciones por parte de la policía británica han conmocionado a la familia de Stacey Tierney, una joven que murió en circunstancias misteriosas en el bar donde trabajaba de Melbourne, Australia.

Originaria de Withington, Manchester, Stacey quien contaba con 29 años al momento de su muerte, viajaba por el mundo y trabajaba para ahorrar dinero y así poder estudiar enfermería.

La joven tenía sólo cinco semanas laborando en el Dreams Gentlemen's Club de la ciudad australiana, sin embargo el 19 de diciembre de 2016 fue encontrada muerta en un sofá, en su sangre tenía rastros de drogas como MDMA, cocaína y heroína, lo raro es que la joven no consumía drogas.

Por lo menos eso es lo que decían sus amigos, quienes aseguran que era una persona sana, de hecho la joven trabajó como instructora de fitness, sin embargo su ex novio declaró que sí solían consumirlas.

Tierney viajó por primera vez a Australia en 2014 con su novio y regresó un año después, sola.

Lo que ha conmocionado a la familia, en especial a su madre es que los hombres que acompañaban a Stacey la abandonaron a su suerte, por lo que su cuerpo fue encontrado 31 horas después.

La devastada madre contó la agonía que está sufriendo al saber en una investigación reciente donde se sospecha que la bebida de su hija podría haber sido alterada.

Y es que Joseph Berhe y Tomas Mesfun, compañeros de trabajo de Tierney se dieron cuenta lo grave de la situación, incluso mandaron mensajes sobre la situación pero nunca llamaron a una ambulancia o la trataron de auxiliar.

Al saber esto, la madre de la chica y otros miembros de la familia exigieron saber por qué no se pidió ayuda.

Durante la audiencia su madre, Michelle Frost, dijo: "No se molestaron en ayudarla", al abrir una posible insinuación de que pudieron haber contaminado la bebida de forma intencional, sin embargo no hay pruebas de ello porque las cámaras de seguridad no enfocan el cuarto donde sucedió la muerte.

El padrastro de la víctima, David Frost, también habló durante la audiencia: "Nos deja a todos desconcertados. ¿Están escondiendo algo? No llamaron a una ambulancia. Era una buena persona. Creo que ha habido una injusticia en alguna parte. ¿Por qué la dejaron morir?".

Tanto Berhe como Mesfun fueron arrestados como sospechosos por la policía, ambos se declararon inocentes y ninguno ha sido procesado por su muerte, según se informó en la investigación.

Misteriosamente lugar donde se encontró su cuerpo fue la única parte del club que no estaba cubierta por el circuito cerrado de televisión, según pudo saber Stockport Coroner Court.

La sala privada donde sucedió el hecho se había "limpiado" cuando la policía llegó.

Seis personas estuvieron presentes, otra mujer, el gerente del bar y su amigo, sin embargo se fueron, dejando a la señorita Tierney con Berhe y Mesfun, según el tribunal.

Alison Mutch, forense senior del sur de Manchester, dejó un veredicto abierto sobre la muerte de la señorita Tierney, y dijo que aún había "preguntas sin respuesta".

Ambos hombres les dijeron a los detectives que estaban durmiendo, pero esto fue contradicho por los registros telefónicos y los mensajes de texto, y uno de ellos dijo: "Esta chica se desmayó".

A las 12:30 del lunes, al día siguiente, uno de los hombres envió un mensaje de texto al gerente del bar diciendo: "Esta chica se desmayó y no puedo dejarla. Me está asustando".

Alrededor de las cinco y media de la mañana, un segundo mensaje decía: "Ya no sé qué hacer".

El informe de patología concluyó que la señorita Tierney murió alrededor de las 5:30 a.m. del lunes.

La señora Mutch fue tajante en su declaración durante la audiencia: "Lo que está claro es que cuando se enfermó, nadie buscó ayuda para ella, sólo se fueron".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: