Vladimir Putin, presidente de Rusia (AFP)
Vladimir Putin, presidente de Rusia (AFP)

Dividir a los usuarios de Twitter del Reino Unido respecto al Islam es la táctica principal de los trolls rusos, dijo un grupo de investigación, basado en un análisis de 9 millones de tuits.

Las cifras publicadas el jueves por el thinktank Demos mostraron que una fábrica de trolls de San Petersburgo generó muchos más mensajes sobre el Islam que sobre Brexit, a pesar de la preocupación generalizada por la injerencia extranjera en el referéndum de 2016 sobre la salida de la Unión Europea.

Demos utilizó un conjunto de datos divulgados por Twitter de 3.841 cuentas bloqueadas afiliadas a un grupo llamado la Agencia de Investigación de Internet, que un informe de 2017 del gobierno estadounidense describió como una "granja de trolls".

El estudio también mostró cómo las cuentas fueron "camufladas" en los primeros años después de su creación en 2011, twitteando principalmente sobre temas de fitness y ejercicios físicos para crear la ilusión de que eran cuentas auténticas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: