Manifestantes protestan con la policía palestina durante una protesta por la seguridad en Ramala (Reuters)
Manifestantes protestan con la policía palestina durante una protesta por la seguridad en Ramala (Reuters)

Las servicios de seguridad palestinos infligen de manera "sistemática" malos tratos y torturas a los opositores detenidos que podrían constituir crímenes contra la humanidad, indica un informe de Human Rights Watch publicado este martes.

"El recurso sistemático a la tortura como política gubernamental constituye un crimen de lesa humanidad", pasible de ser condenado por la Corte Penal Internacional (CPI), detalló Omar Shakir, director de HRW para Israel y los Territorios Palestinos.

La Autoridad Palestina, que gobierna partes de la Cisjordania ocupada, y sus rivales del grupo terrorista Hamas, que controlan la Franja de Gaza, utilizan de manera "rutinaria" la violencia contra los prisioneros, las amenazas y las detenciones arbitrarias, según HRW.

La violencia incluye golpes, descargas eléctricas o mantener a los prisioneros en posiciones extenuantes, dijo la ONG estadounidense en un reporte publicado este martes en Ramala.

El informe, de 150 páginas, es el resultado de dos años de trabajo, investigación y entrevistas con cerca de un centenar de antiguos prisioneros, testigos y abogados, entre otros.

Los abusos afectan a manifestantes, disidentes, periodistas o blogueros. Según HRW, más de veinte personas fueron detenidas por "un artículo crítico, una publicación en Facebook o por pertenecer a un sindicato estudiantil o a un movimiento político".

Fue el caso de Sami al Sai, un periodista de 39 años, sospechoso de tener contactos con Hamas, que fue detenido en 2017, golpeado y colgado por las muñecas con esposas, según el informe.

Fuad Jarada, un periodista de 34 años, fue, por su parte, detenido por los servicios de Hamas en junio de 2017, tres días después de haber criticado al movimiento islamista en Facebook. Estuvo detenido dos meses, más de la mitad en un habitación llamada "el autobús", indica el informe.

Omar Shakir, director de HRW para Israel y los Territorios Palestinos (AFP)
Omar Shakir, director de HRW para Israel y los Territorios Palestinos (AFP)

"Los dirigentes palestinos van por el mundo hablando de los derechos de los palestinos y, al mismo tiempo, hacen funcionar una máquina opresiva para destruir la disidencia", señaló Shakir.

El ejecutivo pidió a los países occidentales que suspendan temporalmente su ayuda a la Autoridad Palestina, mientras que el grupo terrorista Hamas ya está muy aislado intencionadamente.

El texto refleja también que la táctica más utilizada por la ANP y Hamas es la conocida como shabeh, con la que les fuerzan a mantener posturas dolorosas durante horas. En Gaza suelen ser metidos en una habitación llamada "bus" y son obligados a sentarse en sillas infantiles durante largo tiempo, incluso días.

"Las fuerzas palestinas tanto en Cisjordania como en Gaza utilizan regularmente amenazas, burlas, confinamiento solitario y golpes, incluidos azotes y latigazos en los pies de los detenidos, para forzar confesiones, castigar e intimidar a los activistas", menciona el documento.

 

El informe completo

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: