La policía espero a los oficiales durante horas (Reuters)
La policía espero a los oficiales durante horas (Reuters)

Los funcionarios sauditas que debían facilitar el registro de la residencia del cónsul en Estambul por parte del equipo turco que investiga la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, impidieron esa inspección al cortar todos sus contactos con los inspectores del país anfitrión.

Según el diario Hürriyet, el equipo de policías, fiscales y forenses turcos esperó el martes en vano durante horas, hasta entrada la noche, delante del recinto de la residencia a que se les abrieran las puertas.

Los funcionarios sauditas, que el martes acompañaron a los turcos en su registro de las oficinas del consulado saudí en Estambul, donde Khashoggi fue visto por última vez, no respondieron esta vez a las llamadas telefónicas de las autoridades turcas.

El equipo investigador se había trasladado hacia las 15.30 del martes a la residencia del cónsul, ubicada a unos 500 metros de la legación, y pretendían buscar en la vivienda del diplomático huellas de un eventual crimen.

Mohammad al-Otaibi salió del país (Reuters)
Mohammad al-Otaibi salió del país (Reuters)

Entre otros, buscaban aplicar luz ultravioleta y usar un compuesto químico llamado Luminol para descubrir manchas de sangre.

Según la emisora CNNTürk, no pudieron entrar en el edificio, pero sí rastrearon las canalizaciones circundantes, donde aparentemente habrían hallado algunos indicios, sobre los cuales hasta el momento no se han facilitado detalles a la prensa.

Poco antes de que el equipo turco llegara a la residencia del cónsul saudita, Mohamed Ibrahim Otaibi, se supo que éste había tomado un avión de regreso a su país a las 14.00 GMT del martes.

Para entonces, los medios turcos había informado de que se había encontrado cierta evidencia del asesinato de Khashoggi en el registro del consulado, sin que hasta el momento se filtraran detalles sobre las mismas, mientras no hay tampoco ni confirmación ni desmentido oficial. Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se refirió, en declaraciones a la prensa, a la presencia de "materiales tóxicos".

Hürriyet afirma que se enviaron al laboratorio de la Policía especializado en análisis de ADN diversas muestras del consulado, como trozos de jarrones rotos, de una alfombra, una mesa y muestras tomadas del armario.

El rotativo añade que al efectuarse ese registro, los funcionarios sauditas intentaron evitar la inspección de ciertas áreas, aunque sin éxito.

Khashoggi, periodista y columnista habitual del estadounidense Washington Post crítico con la cúpula del reino wahabita, entró el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul para buscar unos documentos que necesitaba para poder contraer matrimonio con su prometida, de nacionalidad turca. Desde entonces, nadie ha vuelto a ver al reportero.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: