El robo fue obra de dos ladrones, según el diario belga La Dernière Heure, que reveló la información
El robo fue obra de dos ladrones, según el diario belga La Dernière Heure, que reveló la información

El obispo, monseñor Jean-Pierre Delville, se encontraba en su apartamento privado en el obispado cuando se produjeron los hechos, en la noche del martes, precisó la diócesis de Lieja en un comunicado.

Se encontraba con su ahijado, un joven adulto que recibió golpes por parte de los ladrones, hombres enmascarados que hablaban en idiomas extranjeros, entre ellos el alemán se consideran los principales sospechosos en relación al caso, informó la fiscalía de la ciudad.

Según una portavoz de la fiscalía, los asaltantes encerraron en los aseos al obispo y su ahijado, que no resultaron heridos. El conserje los encontró allí el miércoles por la mañana.

Para la diócesis, se trata de “profesionales” que buscaban oro.

Ante sus exigencias, "el obispo sólo pudo darles los tres cálices conservados en el oratorio y la capilla del obispado", según el comunicado de la diócesis.

"Luego pidieron pinturas valiosas", incluidos cuadros de Picasso, y "el obispo les indicó cuatro objetos de alabastro del siglo XVII, que decoraban la sala del consejo", según la misma fuente.

La policía abrió una investigación sobre lo ocurrido.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: