El ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu.
El ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu.

El ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, dijo este viernes a su homólogo estadounidense Mike Pompeo que las amenazas de sanciones no funcionarán con Turquía, después de que Washington impusiera sanciones a Ankara por la detención de un pastor estadounidense.

"Desde el principio hemos dicho que el lenguaje amenazante y las sanciones no tendrán ningún resultado. Lo hemos repetido hoy", dijo Cavusoglu a la prensa en Singapur tras entrevistarse con Pompeo.

Poco antes Pompeo había asegurado que las sanciones estadounidenses contra ministros turcos son la "prueba" de la "gran determinación" de Estados Unidos en obtener la liberación del pastor Andrew Brunson.

"Los turcos fueron advertidos de que es hora que nos devuelvan al pastor Brunson, y espero que vean" que las sanciones anunciadas esta semana son "la prueba de nuestra gran determinación", dijo a los periodistas que lo acompañan en Asia.

El secretario de Estado Mike Pompeo (REUTERS/Brendan McDermid/archivo)
El secretario de Estado Mike Pompeo (REUTERS/Brendan McDermid/archivo)

La reunión entre Pompeo y Cavusoglu se produce al margen de un foro regional en Singapur, después de que Washington impusiera sanciones contra dos ministros del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, cuyo gobierno amenazó con tomar medidas "recíprocas".

Estados Unidos reclama la liberación de Brunson, quien está bajo arresto domiciliario desde la semana pasada después de pasar un año y medio en la cárcel por "espionaje" y "terrorismo", acusaciones que el pastor y la administración estadounidense niegan.

"Brunson tiene que volver a su casa, como todos los estadounidenses detenidos por el gobierno turco", insistió Pompeo. Añadió que estas personas estaban arrestadas "desde hacía tiempo" en Turquía y que eran "inocentes".

"El pastor Brunson es un pastor inocente y tienen que dejarlo volver a Estados Unidos. Tienen que dejar partir a nuestro personal empleado allí, todo el mundo tiene que poder irse. Este es el mensaje", abundó.

Las autoridades turcas acusan a Andrew Brunson de haber actuado por cuenta de la red del predicador musulmán en Estados Unidos, Fethullah Gülen, y para el Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK). Ambas organizaciones son consideradas "terroristas" por Ankara.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: