Yulia Skripal (Reuters)
Yulia Skripal (Reuters)

El Kremlin expresó este jueves su desconfianza sobre el primer video tras su salida del hospital de Yulia Skripal, quien, junto con su padre, el ex espía ruso Serguéi Skripal, fue envenenada el pasado 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury.

"No tenemos ningún fundamento para confiar y creer en esto", dijo el vocero Dmitri Peskov al comentar el video difundido el miércoles en el que Yulia formula una declaración pública en la que afirma que hasta hoy le cuesta hacerse a la idea de que su padre y ella fueran objeto de semejante ataque.

El portavoz de la presidencia rusa recalcó que hasta ahora Moscú no sabe en qué estado se encuentra Yulia Skripal. "No sabemos si hizo estas declaraciones por voluntad propia o bajo presión, no sabemos dónde se encuentra ni en qué condiciones, qué medidas se han adoptado hacia ella, hasta qué punto es responsable de sus acciones y si se garantizan sus derechos", dijo Peskov.

Agregó que, si se toma en cuenta la "magnitud de la provocación internacional lanzada por Gran Bretaña, por Londres, contra Rusia", Moscú mantiene su desconfianza y dice tener motivos para ello.

El embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, ha pedido sin éxito en repetidas oportunidades reunirse con la mujer.

El ex espía ruso, que fue captado por los servicios británicos después, y su hija Yulia, de 33 años, fueron envenenados, según Londres, con un agente nervioso de tipo militar identificado como Novichok, de fabricación rusa.

Serguéi Skripal junto con su hija. Ambos fueron envenenados
Serguéi Skripal junto con su hija. Ambos fueron envenenados

Yulia abandonó el hospital el pasado 9 de abril y su padre, la semana pasada, y desde entonces se desconoce el paradero de ambos.

"Al despertar después de 20 días en coma supe que nosotros dos habíamos sido envenenados. Hasta hoy me cuesta hacerme a la idea de que contra nosotros se perpetró semejante ataque", dice en el video la hija del ex espía.

Agrega que ella y su padre tuvieron "mucha suerte de haber salido con vida de este intento de asesinato".

"El proceso de mejoría fue largo y muy doloroso", afirma Yulia, que no quiso dar detalles del tratamiento, bajo el cual aún continúa.

Tras señalar el vuelco radical que ha sufrido su vida, afirma que intenta acostumbrarse a los "cambios increíbles" en ella, tanto en el aspecto físico como emocional. "Procuro vivir el hoy y tengo el propósito de ayudar a mi padre hasta que se recupere totalmente. En el futuro espero volver a casa, a mi país", concluye.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: