Julian Assange permanece asilado en la embajada de Ecuador en Londres (AFP)
Julian Assange permanece asilado en la embajada de Ecuador en Londres (AFP)

El gobierno de Ecuador financió una multimillonaria operación de inteligencia para proteger y espiar al activista y fundador de WikiLeaks Julian Assange, quien se encuentra asilado en la embajada del país en Londres desde 2012, según revelaron el periódico británico The Guardian y la revista ecuatoriana Focus.

Ecuador gastó en total unos cinco millones de dólares durante cinco años en un presupuesto de inteligencia destinado a ofrecer seguridad y recolectar información durante las muchas visitas que el australiano ha recibido en la delegación diplomática.

Entre estas se encuentran desde la realizada por el líder del movimiento nacionalista y proBrexit, Nigel Farage, hasta la de diversos individuos ligados al Kremlin, hackers, activistas, abogados y periodistas.

La llamada "Operación Hotel" tenía un presupuesto mensual de 66.000 dólares para sus tareas de contra inteligencia y "protección" de uno de los fugitivos más buscados del mundo.

El ex presidente Rafael Correa aprobó la “Operación Hotel” (Esteban Andrés Cabrera)
El ex presidente Rafael Correa aprobó la “Operación Hotel” (Esteban Andrés Cabrera)

Assange, cuya organización WikiLeaks filtró una enorme cantidad material clasificado de diferentes gobiernos del mundo, se convirtió en un enemigo público de muchos gobiernos.

Además es buscado por la justicia sueca por una acusación de violación y acoso sexual.

El activista se considera a sí mismo un perseguido político, y logró obtener el apoyo del gobierno de Ecuador, que lo recibió en la embajada y allí lo aloja hasta que se resuelva su situación.

De acuerdo a la investigación de The Guardian y Focus en base a documentos obtenidos de la Secretaría Nacional de Inteligencia de Ecuador, Senain, la operación fue aprobada por el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien fue a su vez quien le otorgó el asilo y luego la ciudadanía ecuatoriana a Assange.

Julian Assange durante una conferencia de prensa desde la embajada de Ecuador (Reuters)
Julian Assange durante una conferencia de prensa desde la embajada de Ecuador (Reuters)

Entre las operaciones realizadas se incluye el montaje de un circuito cerrado de televisión en la embajada poco después de la llegada del activista.

Se contrató además a una empresa internacional de seguridad para monitorear las actividades en la embajada y para montar una guardia de dos hombres las 24 horas del día.

Al parecer sólo Correa y el ministro de exteriores de Ecuardo, Ricardo Patiño, sabían de estas actividades que escapaban incluso al conocimiento del embajador de ese entonces, Juan Faloní Puig.

El personal de seguridad contratado registró en detalle las actividades diarias de Assange y sus interacciones con el personal de la embajada, su equipo legal y sus visitas. También se documentaron sus cambios de ánimo.

Una de las visitas de Assange: el ex funcionario argentino Oscar Parrilli
Una de las visitas de Assange: el ex funcionario argentino Oscar Parrilli

Pero al mismo tiempo parecían también trabajar junto al fundador de WikiLeaks, consultándolo sobre las personas que lo visitaban y creando perfiles sobre cada una de ellas en base a sus pasaportes, entregados temporalmente para acceder a la embajada.

En el marco de la "Operación Hotel" también se diseñaron y ejecutaron campañas mediáticas para mejorar la imagen de Assange.

Pero los documentos del operativo también dan cuenta de las fricciones entre el activista y el gobierno ecuatoriano que se generaron con el tiempo.

En un momento Assange hackeó el sistema de comunicaciones de la embajada para tener acceso a internet, y el procesó logró hacerse también con acceso a las comunicaciones internas y clasificadas de lo trabajadores de la delegación.

Pamela Anderson, otra visitante de Julian Assange
Pamela Anderson, otra visitante de Julian Assange

La empresa de seguridad contratada para la operación alertó a las autoridades ecuatorianas de este hecho en 2014. Desde entonces la conexión a Internet de Assange y de la embajada ha sido cortada numerosas veces para posibles injerencias del asilado.

Los enormes gastos de la "Operación Hotel" comenzaron a ser un dolor de cabezas para Ecuador y para sus relación con Assange, especialmente porque para muchos de los gastos, agrupados bajo la categoría "especiales", era imposible presentar recibos.

Más de la mitad de lo desembolsado en 2013, unos 224.699 dólares, se gastó sólo en tres agentes encubiertos: un capitán de la marina ecuatoriana, un coronel y un operativo de contrainteligencia.

Los tres recibían pagos mensuales de alrededor de 10.000 dólares por servicios clasificados como "inteligencia y contrainteligencia".

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno (EFE)
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno (EFE)

Otro destino para el dinero fue la empresa de software de espionaje HackingTeam, basada en Italia.

No estaba claro qué uso se dio a cada uno de estos servicios y empresas, aunque periodistas en Ecuador han denunciado numerosas veces haber sido víctimas de ciberataques y de campañas de desprestigio presuntamente por parte del gobierno.

El presidente de Ecuardo, Lenín Moreno, incluso se movilizó para cerrar el Senain en marzo de este año, en respuesta a lo que él mismo llamó el "clamor ético de la ciudadanía".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: