El Ejército israelí aseguró este jueves que el grupo terrorista Hamas, que controla la Franja de Gaza, utiliza las protestas semanales cerca de la línea divisoria para colocar artefactos explosivos, y aseguró que "no lo tolerará", después de dos explosiones sucedidas esta jornada en la valla, que no provocaron víctimas.

"Esta madrugada una fuerza del Ejército en un vehículo armado, que realizaba una patrulla rutinaria cerca de Nahal Oz (norte de Gaza), sufrió la detonación de dos artefactos explosivos improvisados y un posible intento de disparar contra ellos con un cohete", señaló a un grupo de periodistas el vocero militar teniente coronel Jonathan Conricus.

Según explicó, los explosivos se encontraban a unos cien metros de la frontera, dentro del enclave, y causaron solo daños muy leves al vehículo, que circulaba por territorio israelí.

Miembros del grupo terrorista, en una protesta contra el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel (Reuters)
Miembros del grupo terrorista, en una protesta contra el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel (Reuters)

En respuesta se atacaron de inmediato con un tanque cuatro posiciones militares y otra más con fuerza aérea, "todas ellas de Hamas y de la Yihad Islámica", precisó el militar.

Aunque aún se investiga la autoría de la explosión, el Ejército considera a Hamas responsable de cualquier ataque desde Gaza. Conricus señaló que en las últimas semanas se han dado al menos tres incidentes similares, todos los cuales han tenido lugar "tras disturbios instigados por Hamas" en las zonas en las que luego estallaron las bombas.

"No vamos a permitir estas tácticas, en las que Hamas instiga a revueltas, con lanzamiento de piedras y bombas incendiarias contra las fuerzas israelíes, y utiliza estas actividades para colocar explosivos" en la zona fronteriza, periódicamente patrullada por el Ejército, señaló el portavoz.

Hace un mes, cuatro soldados israelíes resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, en un incidente similar cuando fueron a retirar de la valla una bandera palestina que contenía explosivos, un acto que fue respondido con 18 ataques israelíes contra puestos militares de Hamas.

"Vemos que hay un patrón y no vamos a permitirlo", dijo Conricus, que señaló que se está evaluando una solución táctica sobre el terreno y añadió que Israel "no busca escalar la situación".

(Getty)
(Getty)

Desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció Jerusalén como capital de Israel el pasado diciembre, cada viernes se repiten protestas en Gaza de cientos de jóvenes palestinos que se enfrentan a las fuerzas de seguridad israelíes apostadas en la frontera.

"No hay nada pacífico ni inocente en esos disturbios. Hamás los utiliza para perpetrar terrorismo", aseguró Conricus, que agregó que el Ejército "hace un uso muy restrictivo de la fuerza" para enfrentarse a estas manifestaciones.

Con información de EFE