"¿Alguien necesita un excavador? Escucho ofertas", exclama un comerciante. No pasan muchos minutos hasta que un joven nigeriano es entregado a su nuevo "dueño", interesado en la promesa de recibir un hombre fuerte para el trabajo de campo. La escena se repite a diario en Libia, a pocos kilómetros del Mar Mediterráneo, donde miles de personas mueren en naufragios durante sus intentos por llegar a una vida mejor en Europa.

¿Alguien necesita un excavador? Escucho ofertas

Los sujetos vendidos difícilmente hablan. Están traumatizados, aseguran los reporteros de CNN que viajaron hasta el norte africano para la investigación. Los mayores controles en los puertos libios dificultan la ruta de los inmigrantes, pero los traficantes de personas optaron por esta "solución" para lucrar con las personas que viajaron desde otros países y no logran embarcarse como les fue prometido.

Las precarias embarcaciones que parten de Libia están muy por encima de su capacidad (Getty Images)
Las precarias embarcaciones que parten de Libia están muy por encima de su capacidad (Getty Images)

Los esclavos usualmente realizan tareas agrícolas por el día, pero la compensación se la queda el comerciante, quien además puede llegar a exigir el pago de un rescate para romper con el negocio. La venta puede alcanzar los 1.200 dinares libios, cerca de 800 dólares.

Victory, un nigeriano de 21 años que gastó todos sus ahorros para salir de su país y tratar de llegar a Europa, logra narrar su experiencia. "Si ves a la gente aquí, encontrarás las marcas. Han sido golpeados, mutilados", señala. Las condiciones a los que son sometidos incluyen hacinamiento, falta de comida y abusos físicos.

Los migrantes rescatados en el Mediterráneo vuelven a Libia, sin dinero, familia ni conocidos (Reuters)
Los migrantes rescatados en el Mediterráneo vuelven a Libia, sin dinero, familia ni conocidos (Reuters)

Según explica, los traficantes le prometieron compartir las ganancias para, poco a poco, saldar la presunta deuda que tiene con ellos (pese a que no cumplen su promesa de llevarlo a Europa), pero el dinero nunca parece ser suficiente y es vendido día tras día.

Cuando logran escapar o son liberados en las redadas de las autoridades, vuelen al punto cero. Son deportados a sus países de origen, luego de perder todos sus ahorros y vivir un infierno. Regresan al punto del que hicieron de todo por salir, con los bolsillos vacíos y, en ocasiones, con una familia que se vio obligada a pedir préstamos para pagar su rescate.

Victory suspira, abatido. "Volví al punto de inicio. Es muy doloroso, muy doloroso. Yo no llegué (a Europa), gracias a Dios por los que sí lo hicieron".

LEA MÁS: