Las dos preguntas claves del caso Madeleine McCann que nadie hizo aún

Una misteriosa mujer de un vestido púrpura es la única pista a la que se aferran los detectives del Scotland Yard
La pequeña McCann

El 3 de mayo de 2007 Jenny Murat fue testigo de cómo una mujer observaba intensamente un bloque de apartamentos al lado del Ocean Club, un complejo vacacional en Praia da Luz, Portugal, frecuentado por familias británicas.

"Ella estaba parada en la esquina de la calle. Me llamó la atención porque estaba vestida de púrpura. Me pareció extraño", dijo Murat, una expatriada británica que vive en Portugal.

Unas dos horas después, la pequeña Madeleine McCann, que en ese entonces tenía tres años de edad, desapareció de un departamento de ese mismo bloque que observaba la mujer del vestido púrpura. Los padres de la niña cenaban con unos amigos cerca del lugar.

"En la mañana siguiente escuchamos que la pequeña había desparecido, yo luego le conté a la policía de la mujer que vi afuera. No la pude reconocer y no tengo idea quién es, pero ella parecía un poco sospechosa", dijo Murat al diario británico Daily Mail.

Los padres de la niña

La mujer de púrpura es una de las piezas que podría mantener viva la investigación sobre el paradero de la niña que lleva adelante el Scotland Yard.

Según las autoridades, la sospechosa podría ser una búlgara que vivió en Praia da Luz con su pareja, un hombre de Europa del Este o alemán que ya habría muerto. Los cuatro detectives que aún permanecen en el caso recorren Europa en busca de la misteriosa mujer.

Los agentes del Scotland Yard están persuadiendo a sus superiores para que extiendan la investigación, ya que el presupuesto asignado a ésta puede finalizar en cualquier momento. La mujer de púrpura serían uno de los argumentos principales para convencerlos.

Sin embargo, la pregunta que se hacen muchos británicos es por qué les llevó 10 años enfocar la atención en esa sospechosa. Además, también se preguntan por qué el ciudadano británico debe seguir pagando con sus impuestos una investigación en la que todas las pistas llevan a callejones sin salida.

Durante los últimos seis años se han conocido las más variadas teorías y se han presentado a distintos sospechosos. Desde gitanos, traficantes de niños, encargados de la limpieza del resort, hasta una banda de ladrones que posaban como representantes de una fundación de caridad.

Lo más probable, según opinan algunos expertos y como lo ve también la opinión pública británica, es que la pista de la mujer de púrpura termine, como tantas otras, en nada.

Y es que la Operación Grange, como fue denominada la investigación, es hasta el momento la más larga y costosa en la historia del Reino Unido. La operación hasta el momento ha tenido un costo de más de 15 millones de dólares.

LEA MÁS:

Últimas noticias

Mas Noticias