El jefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero (Reuters)
El jefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero (Reuters)

El jefe de la Policía regional de Cataluña (Mossos d'Esquadra), Josep Lluís Trapero, declara este lunes como investigado por sedición, junto a los líderes de dos asociaciones independentistas, por su actuación en el referéndum soberanista del 1 de octubre, suspendido por el Constitucional.

Según un informe de la Guardia Civil, los mossos se caracterizaron por la "inacción" frente a la orden de la Justicia de requisar papeletas y urnas para esa consulta ilegal y de precintar los locales que debían servir como colegios electorales.

El mayor Trapero llegó a la Audiencia Nacional vestido de civil para declarar ante la jueza Carmen Lamela.

También están citados los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, y la intendente de los Mossos Teresa Laplana, todos ellos investigados por un delito de sedición, que en la legislación española está penado con entre 8 y 15 años de cárcel.

Antes que ellos declaran ya en calidad de testigos dos guardias civiles y la secretaria del Juzgado número 13 de Barcelona que, ante el asedio por el que varios agentes permanecieron casi 24 horas encerrados en la Consejería de Economía catalana el pasado 20 de septiembre, mientras hacían un registro vinculado a los preparativos de la consulta del 1 de octubre.

En su informe, la Guardia Civil acusa a Trapero de "inacción" y de ser el brazo ejecutor del plan independentista, mientras que a Cuixart y Sánchez les sitúa dentro del "comité estratégico" para conseguir la independencia de Cataluña, con capacidad "decisoria similar" a la cúpula de la Generalitat.

(Con información de EFE)

LEA MÁS: