El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par turco Recep Tayyip Erdogan (AFP)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par turco Recep Tayyip Erdogan (AFP)

El gobierno de Turquía anunció este jueves una próxima reunión con representantes de Estados Unidos para tratar de solventar la crisis abierta por las órdenes de detenciones contra trabajadores de la Embajada estadounidense en Turquía y la posterior suspensión mutua de la emisión de visados.

"Se ha decidido que representantes de los dos países se reúnan y trabajen en este asunto. Por consiguiente, los representantes se encontrarán en los próximos días y se darán los pasos necesarios para lograr resultados", anunció el viceprimer ministro turco, Bekir Bozdag.

Bozdag recordó que los ministros de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, y su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, mantuvieron ayer una conversación telefónica, que describió como "constructiva y recíproca", para tratar la crisis.

El Departamento de Estado estadounidense indicó que durante esa charla Tillerson mostró "su profunda preocupación por las detenciones de empleados nacionales turcos" de sus misiones diplomáticas en Turquía, así como de varios ciudadanos estadounidenses.

Fethullah Gülen, predicador exiliado a quien Anakara acusa de haber sido el cerebro del golpe (AFP)
Fethullah Gülen, predicador exiliado a quien Anakara acusa de haber sido el cerebro del golpe (AFP)

Además, "enfatizó la importancia de la transparencia en las acusaciones hechas por el Gobierno turco y la necesidad de que presente las pruebas de esas acusaciones".

Por su parte el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió este jueves que Washington está en peligro de "sacrificar" su relación con Ankara debido a un "embajador presuntuoso", en referencia al diplomático John Bass, a quien el mandatario acusa de protagonizar la crisis.

Turquía ha detenido o emitido órdenes de detención contra dos empleados de las delegaciones diplomáticas de Estados Unidos en el país eurasiático, acusados de ser leales al predicador Fethullah Gülen, exiliado desde hace años en Estados Unidos y al que Ankara atribuye el fallido golpe de Estado de julio de 2016.

Washington reaccionó ante esas detenciones suspendiendo la emisión de visados en Turquía, ante lo que Ankara reaccionó de forma recíproca.

Turquía y Estados Unidos están también enfrentados por el apoyo de Washington a los kurdos en Siria, enemigos de Ankara (AFP)
Turquía y Estados Unidos están también enfrentados por el apoyo de Washington a los kurdos en Siria, enemigos de Ankara (AFP)

La relación entre Turquía y Estados Unidos, socios en la OTAN y tradicionalmente aliados, se ha deteriorado en los últimos años y los dos países mantienen varios frentes diplomáticos abiertos.

Ankara pide la extradición de Gülen, para lo que Washington exige pruebas de su participación en el golpe.

Además, los dos países están enfrentados por el apoyo que Estados Unidos presta a las milicias kurdas en Siria, consideradas un aliado esencial en la lucha contra el yihadismo, pero a las que Turquía considera terroristas.

Con información de EFE

LEA MÁS: