Marcelin y Francine Dumoulin
Marcelin y Francine Dumoulin

Los exámenes de ADN confirmaron este miércoles que la pareja hallada en un glaciar suizo son los padres de siete niños que desaparecieron hace 75 años, Marceline y Francine Dumoulin, quienes habrían caído por una grieta al recorrer la zona.

No era habitual que la madre, educadora de profesión, realizara tales caminatas por el glaciar junto a su esposo, un zapatero, debido a que esta pasó la mayor parte de su vida adulta embarazada y el terreno en el que fueron encontrados es muy exigente, según contó Marceline Udry-Dumoulin, de 79 años, quien tenía 4 cuando quedó huérfana.

La noche llegó y sus padres no volvían de revisar el ganado, como tenían previsto. Tras dos meses y medio de búsquedas infructuosas, los siete hijos, ya huérfanos, fueron repartidos en familias de acogida.

Los cuerpos están perfectamente preservados y fueron hallados con mochilas, una botella, un libro y un reloj
Los cuerpos están perfectamente preservados y fueron hallados con mochilas, una botella, un libro y un reloj
El detalle del calzado de Marceline
El detalle del calzado de Marceline
El derretimiento del glaciar habría permitido el desplazamiento y posterior descubrimiento de los cuerpos
El derretimiento del glaciar habría permitido el desplazamiento y posterior descubrimiento de los cuerpos
La policía divulgó las nuevas fotos del hallazgo
La policía divulgó las nuevas fotos del hallazgo

"Nos hemos pasado toda la vida buscándolos sin parar. Siempre hemos pensado que algún día celebraríamos el funeral que se merecían", señaló, en declaraciones a Le Matin.

Monique Gautschy, otra de las hijas de la pareja, confirmó que el esperado funeral de despedida se realizará el sábado. "Me encantará verlos antes de eso, solo para abrazarlos", indicó. Según recordó, su padre estaba de buen humor ese día, cantando, y el clima era bueno.

"De repente, una gran nube negra cubrió el glaciar por la tarde. Mi tío pudo ver a mis padres una última vez con los prismáticos", agregó la mujer, de 86 años.

Francine, a la derecha, en su trabajo como maestra
Francine, a la derecha, en su trabajo como maestra

"A 75 años de espera, esta noticia me da una profunda sensación de calma. Ahora sé dónde están mis padres", agregó Marcelin, la menor de los siete. También, explicó que con el tiempo y la separación de familias perdió el contacto con sus hermanos. No trascendió si los mayores de la familia pudieron recibir la noticia.

"En el funeral no vestiré de negro. Creo que el color blanco es más apropiado, porque representa la esperanza que nunca perdí", explicó.

Un trabajador de la compañía Glacier 3000, operador de cabinas y telesillas de estaciones de esquí en la región, fue quien descubrió los cadáveres. En un principio, el empleado pensó que se trataba de piedras, pero le pareció sospechoso ver a tantas juntas. Al acercarse, vislumbró mochilas, cuencos, una botella de vidrio, zapatos de hombre y mujer y un cuerpo humano bajo el hielo del glaciar, situado encima de la estación Les Diablerets, a 2.615 metros de altitud.

Desde el principio, la vestimenta de los cuerpos encontrados indicó que estos habían permanecido en el glaciar entre 70 y 80 años, dado que las ropas que llevaban correspondían a la Segunda Guerra Mundial, dijo el director de Glacier 3000, Bernhard Tschannen.

LEA MÁS: