El Gobierno francés está instruyendo el cierre de tres mezquitas por apología del terrorismo, indicó este jueves el ministro del Interior, Gérard Collomb, que señaló que durante el período en el que lleva en vigor el estado de emergencia, desde noviembre de 2015, se han clausurado 16.

Collomb, en una entrevista para el canal de televisión CNews, indicó que la justificación del cierre es que en esas mezquitas se pronuncian discursos de incitación a la comisión de actos terroristas.

Este jueves, la Asamblea Nacional tiene previsto aprobar una sexta prolongación del estado de emergencia (instaurado tras los atentados del 13 de noviembre de 2015, que dejaron 130 muertos), el que entraría en la última etapa, ya que el presidente Emmanuel Macron tiene previsto aprobar una nueva ley antiterrorista en la que algunas de las medidas del estado de emergencia entrarán a formar parte del derecho común.

Según explicó Collomb, la ley permitiría al Gobierno cerrar mezquitas que hacen apología del terrorismo por un periodo de seis meses renovable. "Actualmente, queremos cerrar tres (mezquitas). Desde el inicio del estado de emergencia, cerramos otras 16", apuntó.

Policías vigilan la Gran Mezquita de París (AFP)
Policías vigilan la Gran Mezquita de París (AFP)

El ministro también señaló que los servicios secretos han desbaratado desde enero siete atentados en Francia "que habrían podido causar muchos muertos", lo que a su juicio justifica que se prolongue hasta noviembre el estado de emergencia, que está en vigor desde los ataques yihadistas perpetrados en Francia la noche del 13 de noviembre de 2015.

Desde comienzos de año también se han producido cinco acciones terroristas en el país, una de las cuales causó la muerte de un policía en la avenida de los Campos Elíseos de París el pasado 20 de abril, en plena campaña para las elecciones presidenciales.

De acuerdo con el anterior Gobierno, en 2016 se habían conseguido abortar 17 proyectos de atentados.

El ministro indicó que durante esta temporada estival se han movilizado 23.000 policías y gendarmes para garantizar la seguridad con ocasión de las vacaciones.

LEA MÁS: