Fanáticos iraníes pisan una bandera de Israel (AFP)
Fanáticos iraníes pisan una bandera de Israel (AFP)

El 7 de agosto de 1979, el ayatolá Ruholá Jomeiní, el fundador de la República Islámica de Irán, estableció el ultimo viernes del mes de Ramadán como "Día de Al Quds", para pedir la liberación de Palestina y la caída de Israel. Desde entonces, esta manifestación se celebra cada año en varios países musulmanes del mundo. Uno de los ritos que no pueden faltar es incendiar las banderas de Israel y de Estados Unidos, que son arrojadas al suelo para que los participantes puedan pisotearlas.

En Teherán, en torno a la universidad de la capital, la más importante del país y donde se celebra cada semana el sermón del viernes, decenas de miles de personas se manifestaron con puños cerrados, coreando "Muerte a América (en referencia a Estados Unidos), muerte a Israel y muerte a Al Saud (la monarquía saudí)".

(AFP)
(AFP)

Bajo el calor de unos 33 grados, hombres de diferentes edades junto a mujeres, que en su mayoría estaban vestidas con chador, prenda habitualmente negra que cubre todo el cuerpo salvo la cara, portaban carteles y pancartas con los lemas "El destino de Dios es que Palestina va a ser liberada", "Resistiremos hasta la desaparición de Israel" o "Mátennos, nuestro pueblo estará más despierto".

Heydarí, un clérigo responsable de las fuerzas terrestres del Ejercito iraní, dijo a EFE que el eslogan de hoy es "Lucha contra la arrogancia mundial". "La masiva participación del pueblo hace que los enemigos de este sistema no pueden hacerle ningún daño y el fuerte puñetazo de este pueblo hoy va contra la boca de los que dicen disparates, especialmente hacia el Israel atracador, sionista usurpador y al criminal Estados Unidos", dijo Heydarí.

(AFP)
(AFP)

Respecto a Arabia Saudita, Heydarí dijo que el reinado de "Al Saud es menor de lo que quiera (…) y su existencia va hacia el desvanecimiento. Ojalá muy pronto seamos testigos de que la dinastía de Al Saud va a ser erradicada", exclamó.

En la plaza Enghelab, en el centro de la ciudad, había grupos de músicos que cantaban canciones contra Estados Unidos e Israel. Las figuras políticas más relevantes del país asisten cada año a la ceremonia. El jefe del poder judicial, Sadeq Amolí Lariyaní, dijo durante la manifestación que "el tema de Palestina es un tema básico para el mundo del islám, y no se trata solo de que este oprimida y ocupada desde hace 70 años".

(Reuters)
(Reuters)

"El tema tiene que ver con el sistema de dominio mundial y el apoyo que se da a esta usurpación", dijo Lariyaní y agregó que "la unión de toda la comunidad islámica contra el sistema de la arrogancia continuará hasta la independencia de todos los países".

Los manifestantes también mostraron su postura negativa hacia Estados Unidos y las políticas de su presidente, Donald Trump. Abolfazl Shirjaní, un hombre de 47 años que portaba un muñequito de Trump, aseguró: "Este muñequito, que con el gesto de sus brazos finge y pretende que tiene mucho poder, es Trump, que en realidad no tiene ningún poder y por dentro es hueco", dijo a EFE.

(AP)
(AP)

(Con información de EFE)

LEA MÁS: