Agentes financieros monitorean el movimiento de las acciones en la Bolsa de Doha (Reuters)
Agentes financieros monitorean el movimiento de las acciones en la Bolsa de Doha (Reuters)

Un cisma diplomático entre Qatar y sus vecinos del Golfo Pérsico podría costarles miles de millones de dólares al desacelerar el comercio y las inversiones y encarecer el endeudamiento de la región, en momentos en que enfrentan a unos bajos precios del petróleo.

Con activos estimados en USD 335.000 millones en su fondo soberano de inversión, Qatar parece capaz de evitar una crisis económica a corto plazo, tras la decisión de Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin de cortar sus conexiones aéreas, marítimas y terrestres, acusando al país de apoyar al terrorismo. Sus recién ampliadas instalaciones portuarias le permitirán continuar con su comercio exterior.

Pero parte de la economía de Qatar podría sufrir mucho si la disputa se prolonga meses, una perspectiva que contribuyó a que la bolsa del país cayera 7,89% el lunes.

La bolsa de Doha registró una fuerte caída, desde los 9.923 puntos hasta los 9.100
La bolsa de Doha registró una fuerte caída, desde los 9.923 puntos hasta los 9.100

Qatar Airways, de rápido crecimiento y que se encuentra en el centro de los esfuerzos del país por convertirse en un centro turístico, se enfrentará previsiblemente a fuertes pérdidas por el veto de algunos de los mayores aeropuertos internacionales de Oriente Medio.

El estado es, además, dueño del club francés PSG y el canal deportivo beIN, una subsidiaria Al Jazeera, cadena fundada por el gobierno qatarí.

Qatar ha estado endeudándose para financiar unos 200.000 millones de dólares en gastos de infraestructura, mientras se prepara para organizar el Mundial de fútbol en 2022. Una caída en los precios de sus bonos soberanos sugiere que el financiamiento saldrá más caro, lo que podría ralentizar algunos proyectos.

Además, la crisis hizo aún más volátil el precio del petróleo: en las primeras horas, subió más de uno por ciento, pero cerró la jornada con un descenso de igual cifra, complicando la perspectiva de los países productores.

El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani (Reuters)
El emir de Qatar, Tamim bin Hamad al-Thani (Reuters)

Desde el año pasado, el reino sufre de un déficit de presupuesto, mientras se reacomoda a los bajos precios del hidrocarburo. Actualmente su economía está proyectada a un crecimiento menor al 2,7% del 2016, que ya representaba un descenso de casi dos puntos con respecto a las cifras alcanzadas hace tres años.

Los bonos de otros países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) -integrado por seis estados- apenas se movieron el lunes, pero algunos banqueros extranjeros dijeron que toda la región podría terminar pagando más por endeudarse si persisten las tensiones diplomáticas.

Dado que todos dependen mucho de exportaciones de petróleo y gas, los estados del CCG apenas tienen relaciones comerciales o de inversión entre sí, lo que limitará las consecuencias económicas de su disputa. Emiratos Árabes Unidos es el mayor socio comercial de Qatar en el CCG, pero sólo el quinto más grande a nivel mundial.

LEA MÁS: