Tyrese Glasgow no soportó la idea de tener una amonestación
Tyrese Glasgow no soportó la idea de tener una amonestación

Un niño de 12 que olvidó sus libros escolares en su habitación tomó la decisión más desesperada por temor al castigo y fue hallado ahorcado en su habitación, en las afueras de Manchester.

Tyrese Glasgow estaba llegando a la escuela, acompañado de su madre y su hermana, cuando notó que no contaba con todos sus útiles. Con miedo a la sanción que sabía que recibiría si se presentaba sin ellos, quiso volver a su casa para buscarlos. La madre, que llegaba tarde al trabajo, lo calmó y le dijo que, si se apuraba, podría llegar a tiempo a la clase.

Sin embargo, cuando Tyrese llegó, notó que ahora había olvidado la llave, por lo que le llevaría más tiempo buscar una forma de entrar.

Pese a tener calificaciones altas, varias notas "verdes" por su buen comportamiento e incluso haber recibido un premio a la "estrella del curso" en la escuela Saddleworth, a Tyrese le daba pavor la sola idea de recibir una amonestación "roja" en su libreta.

Unas horas después, cuando la madre, Katy Cross, estaba segura de que su hijo había logrado buscar los libros y llegar a tiempo, recibió un llamado de la escuela, y fue informada que su hijo nunca había llegado.

Preocupada, lo llamó una y otra vez. "Pensé que me estaba ignorando porque había descubierto que no estaba en clase", indicó.

Junto a su pareja, volvió a la casa y lo llamó desde afuera, pero no había respuesta. Adentro, hallaron lo peor: su cuerpo colgado. Pese a los intentos de reanimación, fue declarado muerto en el hospital Tameside, por asfixia.

"Le afectaba mucho cuando se metía en problemas. Se quedaba muy triste y molesto, con los puños cerrados. Le costaba contener sus emociones y pasaba mucho tiempo hasta que se calmaba", relató la madre, todavía conmocionada.

Su padre, Anthony Glasgow, un ex soldado que combatió en Irak con el ejército británico, calificó a su hijo como una persona "hermosa". Posteriormente, la llave del menor fue encontrada en el asiento del vehículo.

Por el momento, la escuela, que todavía se encontraba trabajando con los alumnos para superar el impacto por el atentado de Manchester, ocurrido hace una semana, no emitió comunicado con respecto al suicidio del menor.

LEA MÁS: