A un mes del inhumano ataque del régimen sirio sobre una población civil, nuevas imágenes fueron difundidas en las que se ve el estremecedor sufrimiento de los niños en las calles, jadeando e intentando resistir los efectos químicos.

En el ataque, realizado por las fuerzas del dictador Bashar al Assad sobre una zona de mayoría rebelde, murieron 92 personas, decenas de niños, entre ellos.

La cadena CNN consiguió imágenes grabadas por los residentes de la localidad de Jan Sheijun momentos después de la caída del gas sarín, el 4 de abril. Un grupo de niños intenta desesperadamente respirar, haciendo grandes esfuerzos por conseguir una bocanada de aire.

La mirada está totalmente perdida, con las pupilas sin respuesta. Algunos sobrevivieron. La mayoría tuvo una muerte agonizante.

Mohammad al Dalal, de 28 años, logró vivir para contar los efectos sufridos. "Caí al suelo y no podía sentir nada. Mis manos golpeaban el suelo y me desmayé. Fue como si me estuviera golpeando, no tenía control sobre mí", relató.

Las imágenes que comenzaron en las calles se trasladan al hospital. Allí, la escena es también caótica y llena de horror. Algunos menores tuvieron la suerte de que su familia no sufra los mismos efectos y pudieron ser llevados a recibir atención.

Increíblemente, uno de los centros médicos fue atacado pocas horas después, complicando la atención de los pacientes. Las medicinas para aliviar los síntomas escasean en la localidad. Los familiares poco pueden hacer para aliviar el sufrimiento de las víctimas.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) concluyó el 19 de abril de forma "indiscutible" que las víctimas del ataque fueron expuestas a gas sarín, mientras que el dictador sirio ha negado categóricamente estar detrás del operativo.

La ONG Human Rights Watch (HRW) acusó la semana pasada al régimen de Al Assad de utilizar armas químicas de forma sistemática y dijo haber documentado al menos cuatro ataques con agentes nerviosos en los últimos meses. El bombardeo del 4 de abril fue respondido por Washington con un ataque a una base militar siria.

LEA MÁS: