Emmanuel Macron, el "Kennedy francés" que desafía al populismo

dmizrahi@infobae.com
Emmanuel Macron pasó al frente en las encuestas (Getty)
Emmanuel Macron pasó al frente en las encuestas (Getty)

Emmanuel Macron es un candidato inusual para este momento de la política europea. En pleno auge de los discursos nacionalistas y populistas, este filósofo, politólogo y banquero de 39 años se manifiesta a favor de la globalización y de la Unión Europea (UE), y se ubica en el centro del espectro ideológico. Además quiere fortalecer los lazos con Alemania e implementar una política más "humana y eficaz" hacia los refugiados.

Para diferenciarse de Donald Trump, quien descree del cambio climático, invitó a científicos estadounidenses a radicarse en Francia para trabajar en el desarrollo de energías renovables. Frente a quienes, desde los extremos, culpan de todos los problemas al capitalismo o a los inmigrantes, Macron toma distancia tanto de la izquierda como de la derecha y se declara socioliberal. "Queremos preservar el modelo social francés. No haremos una política en detrimento de los asalariados, pero hay que reconocer la necesidad de tener un motor en la economía, y ese motor es la empresa", dijo poco tiempo después de asumir como ministro de Economía de François Hollande, en 2014.

Algunos medios y analistas hablan de Macron como el “Kennedy francés” (Getty)
Algunos medios y analistas hablan de Macron como el “Kennedy francés” (Getty)

"Los clivajes se corrieron. El eje izquierda—derecha es cada vez menos importante y fue suplantado por el eje abierto—cerrado. Ser centrista es por sobre todo ser pragmático y tomar medidas de diferentes lugares. Europa y la globalización están en el centro de su proyecto político, que es poner a Francia en conformidad con las reglas de la economía de mercado definidas por los economistas ortodoxos del FMI y del Banco Central Europeo. Pero es también ser liberal en el plano cultural, en acuerdo con valores tradicionales de la izquierda", contó Jean Chiche, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po), consultado por Infobae.

El plan de Macron tiene cierta osadía porque Francia es un país tradicionalmente nacionalista y estatista, tanto por izquierda como por derecha. Decir que "la única soberanía es la europea", y proponer rebajas impositivas para los empresarios y cambios al rígido mercado laboral, no son expresiones políticamente correctas.

"No hay un centro fuerte en Francia como consecuencia de un sistema electoral que contribuye a polarizar al sistema político alrededor de dos grandes fuerzas. Los candidatos y los partidos de centro se ven siempre obligados a formar alianzas con los socialistas o con los republicanos para tener chances de ser elegidos en las elecciones legislativas. En el plano ideológico, el centro en Francia es proeuropeo y más bien liberal en el plano económico. Pero no es una corriente ideológica demasiado homogénea. Si es que hay un centro, se sitúa más cerca de la derecha", dijo a Infobae Loïc Blondiaux, profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de París 1 Panteón-Sorbona.

Macron se declara centrista y europeísta (AP)
Macron se declara centrista y europeísta (AP)

Macron no sólo se distingue del resto por sus propuestas. De hecho probablemente no sea por eso que es, al menos por ahora, un contendiente exitoso. En un mundo en el que la imagen es cada vez más decisiva para el posicionamiento de un político, Macron destaca por su aire juvenil y moderno, que contrasta con el acartonamiento del político francés habitual. Algunos analistas lo comparan con John F. Kennedy, que llegó a la presidencia de Estados Unidos en 1961 impulsado fundamentalmente por su imagen fresca y espontánea, semejante a la de un galán de Hollywood.

"El quinquenio de Hollande dejó una decepción grande. Hay un rechazo creciente de los candidatos tradicionales. La confianza en las elites y en los partidos es igualmente débil. Todo esto beneficia a los postulantes que se presentan como portadores de un programa nuevo, como Macron y Marine Le Pen (del ultraderechista Frente Nacional)", explicó Romain Lachat, profesor del Centro de Investigaciones Políticas de Sciences Po, en diálogo con Infobae.

El presidente François Hollande deja el poder con baja popularidad(AFP)
El presidente François Hollande deja el poder con baja popularidad(AFP)

El rostro de la renovación

Al terminar la escuela, Macron se graduó primero en filosofía y después en ciencia política. En ese momento empezó a militar en el Partido Socialista. Decidido a ser funcionario público, ingresó a la Escuela Nacional de Administración, donde se recibió en 2004 con una especialización en finanzas. Sin embargo, su primer trabajo importante no fue en el estado, sino en el Banco Rothschild, del que llegó a ser socio en cuatro años.

Su entrada a la política nacional fue en 2012, cuando Hollande lo convocó como asesor económico y después como secretario general adjunto de la presidencia. En 2014 lo nombró ministro de Economía y Producción, su mayor responsabilidad hasta la fecha. Pasó dos años en una gestión que muchos consideran exitosa porque el país volvió a crecer luego de un trienio de estancamiento, aunque fue criticado por la izquierda, que lo acusó de liberal y proempresarial. Renunció en agosto de 2016 para lanzar su candidatura por ¡En Marcha! (EM!), su propio movimiento político, creado algunos meses antes.

François Fillon (Reuters)
François Fillon (Reuters)

"Macron juega con su imagen de hombre nuevo, sin partido, que no será ni de izquierda ni de derecha, en un contexto de mucha desconfianza hacia los actores políticos tradicionales —dijo Blondiaux—. Además recibe un apoyo importante de los principales medios de comunicación, que tratan su campaña desde un ángulo muy favorable, y también entre los actores económicos. Por otro lado, la adhesión de François Bayrou (político centrista que decidió no participar de las elecciones para apoyarlo) le dio credibilidad a su candidatura. Esta conjunción de factores explica sus números en las encuestas de opinión. Pero históricamente los candidatos de centro no ganan las elecciones presidenciales y su posicionamiento, que hoy le es favorable, se le puede volver en contra".

Según una encuesta nacional realizada entre el 6 y el 8 de marzo por Harris Interactive para France Télévisions, Macron lidera las preferencias de los electores, con 26% de intención de voto. Le Pen está segunda con 25 por ciento. Macron subió seis puntos en las últimas dos semanas a expensas de François Fillon (Los Republicanos), que está tercero con 20 por ciento. Tras derrotar en las internas a Nicolas Sarkozy, el postulante de centroderecha cayó en desgracia luego de que se conociera que siendo diputado le pagaba a su esposa un sueldo con fondos públicos, a pesar de que nunca habría desempeñado ninguna función. Mucho más lejos quedó el socialista Benoît Hamon, con apenas 13 por ciento.

Marine Le Pen (AFP)
Marine Le Pen (AFP)

"Creció en los sondeos por distintos factores —dijo Chiche—. El electorado de derecha y de centro quedó desconcertado por el 'Penélopegate' (por Penelope Clarke, la esposa de Fillon), que puso en cuestión la probidad de Fillon. Parte de esos votantes se fueron, quizás temporalmente, con Macron. Otra parte se fue con Le Pen. Los centristas están divididos. Un sector de la UDI, aliada de Los Republicanos, ya no apoya a Fillon y está tentada de seguir a Macron. También está la adhesión de Bayrou, que había sido candidato en las últimas tres elecciones con resultados de entre 9 y 18,5 por ciento. Aún pesando menos es un aporte importante para Macron".

El líder de EM! tiene otra ventaja. Sus rivales de centroderecha y de centroizquierda son bastante radicalizados en sus posiciones. Fillon es muy conservador y es posible que algunos de los votantes de su partido se inclinen por Macron no sólo por el escándalo de corrupción, sino también por diferencias ideológicas. "En cuanto al Partido Socialista —apuntó Lachat—, la victoria de Hamon en las primarias marcó el triunfo de una opción que también está lejos del centro. El ala derecha del partido se siente más cerca de Macron".

En Francia, al igual que en algunos países presidencialistas de América Latina, las elecciones tienen dos instancias. Si se dieran resultados similares a los que proyectan las encuestas, Macron y Le Pen deberían disputar un ballotage. Ese escenario sería muy diferente al de la primera vuelta, que se realizará el 23 de abril. La teoría indica que el ex banquero tendría mayores probabilidades de ganar, ya que al ser el más moderado puede resultar más tolerable para quienes no optaron por ninguno de los dos. Pero la realidad no sigue a ninguna teoría.

Benoît Hamon (REUTERS)
Benoît Hamon (REUTERS)

"Es cierto que esta campaña presidencial es inédita en muchos aspectos, y la relación de fuerza entre los candidatos es muy diferente a la de los últimos comicios. Pero en la situación actual, con un postulante de derecha debilitado por una acusación de empleo ficticio que no ha podido refutar convincentemente, Macron tiene chances reales de terminar entre los dos finalistas junto a Le Pen. Y en ese caso, lo más probable es que resulte vencedor. De todos modos, faltan varias semanas para las elecciones y la intención de voto puede variar", dijo Lachat.

Otro factor a tener en cuenta es que los estudios de opinión pública sólo llegan a ver una parte de lo que verdaderamente ocurre. Por más buenos que sean, siempre siempre hay mucho que no logran capturar. "Los sondeos muestran que Macron se impondría a Le Pen por 58 a 42% en la segunda vuelta —dijo Blondiaux—. Pero hay que tener cuidado con las encuestas. La intención de voto del Frente Nacional es difícil de medir, y el ala derecha de Los Republicanos podría estar más cerca de Le Pen que de Macron. Una parte de la izquierda, decepcionada por la presidencia de Hollande y poco seducida por el discurso liberal de su ex ministro, podría refugiarse en la abstención. Además los sondeos demasiado favorables a él podrían incentivar a muchos a no concurrir a las urnas, seguros de que va a ganar de todos modos".

LEA MÁS:

Especiales América

Francia volvió a denunciar ciberataques en la campaña electoral y acusó a Rusia

El candidato conservador francés François Fillon y su esposa serán acusados por el escándalo del trabajo falso

Francia: continúan los disturbios por la denuncia de abuso policial en los suburbios de París