Los amigos tenían todo preparado para vivir una experiencia inolvidable. Tenían el equipo necesario y las cámaras estaban encendidas en sus cascos para registrar hasta el más mínimo detalle. Finalmente, terminó siendo una vivencia inolvidable. Aunque no como esperaban.

Peter Šimek y su acompañante, que iba unos metros más adelante, empezaron a correr por la ladera del monte en Čachtice, Eslovaquia, y saltaron. La gran cantidad de árboles altos que había en su camino hacía pensar que corrían un riesgo. Pero ellos no lo creyeron así.

Sin embargo, el vuelo duró menos de diez segundos. Primero fue el amigo de Šimek el que se estrelló de lleno contra un árbol. Después fue él mismo quien lo siguió.

"Nadie salió lastimado. Sólo tuvimos que pasar 15 minutos desenredándonos", escribió Šimek en la descripción del video que publicó en YouTube.

Aparentemente, la causa del accidente fue que el parapente era un prototipo que se inflaba más de un lado que de otro. Eso los hizo girar inesperadamente rápido, haciendo inevitable el choque.