La conmovedora decisión de una madre para ver a su bebé apenas 15 horas con vida

En la semana 19 de gestación, una pareja estadounidense decubrió que su hija sufría una patología que la condenaba a morir al poco de nacer. Abbey Ahern y su esposo Robert decidieron seguir con el embarazo y compartir con ella el poco tiempo que resistiera

Annie resistió 15 horas con vida
Annie resistió 15 horas con vida

Abbey Ahern y su esposo Robert tomaron la decisión más difícil de su vida. La felicidad que sintieron al enterarse de que serían padres por cuarta vez se esfumó en un instante. Fue durante la semana 19 de gestación, allí una ecografía mostró que el feto sufría anencefalia, una enfermedad que impide que el tubo neural se cierre. Por lo tanto la bebé nacería total o parcialmente sin cerebro, cráneo ni cuero cabelludo. Es decir, que la hija de la pareja de Oklahoma estaba condenada a morir al poco de nacer.

Abbey contó el calvario familiar en su blog."Un aborto en avanzado estado de gestación era una opción. Obviamente es la que la mayoría de las mujeres en mi posición habrían elegido, pero después de discutirlo con mi marido decidimos no abortar", escribió aún emocionada.

Un aborto en avanzado estado de gestación era una opción. Obviamente es la que la mayoría de las mujeres en mi posición habrían elegido, pero después de discutirlo con mi marido decidimos no abortar

La difícil y conmovedora decisión se tomó para disfrutar de los pocos momentos que tuvieran con la bebé. Y además, decidieron que una vez que falleciera donarían sus órganos.

La pequeña nació, se llamó Annie y vivió 15 horas. Esas 15 horas fueron las más emocionantes de la vida de esta pareja.

Las otras 3 hijas de Abbey y Robert
Las otras 3 hijas de Abbey y Robert

"Continuar con un niño con una enfermedad fue lo más difícil que he hecho. Los doctores también nos dijeron que Annie no iba a sentir ningún dolor", explicó.

"Sinceramente no sabía que Annie había nacido hasta que escuché una conmoción. Sabía que Annie estaba aquí. No lloró mucho, pero escuché que hacía ruidos. Eso nos enseñó que había belleza", recuerda. "Quería que la vida de Annie proporcionara vida a otros niños. El proceso de donar sus órganos me ha curado increíblemente, porque sé que mi bebé ha salvado vidas".

Quería que la vida de Annie proporcionara vida a otros niños

Según detalló el periódico ABC, a pesar del esfuerzo del equipo del hospital de Oklahoma, la falta de oxígeno sólo permitió que la donación de sus válvulas cardíacas fuera viable. El resto de órganos se entregaron para la investigación médica.

LEA MÁS:
Una madre murió mientras transmitía por Facebook Live junto a su bebé

TE PUEDE INTERESAR