El motociclista, de 34 años, registró todo con la cámara ubicada en su casco. Segundos antes de morir, habló tranquilamente con un compañero de ruta y le dijo que se dirigía al municipio de Gölcük, ubicado en la provincia de Kocaeli, en el noroeste de Turquía.

El otro arrancó primero, y Mustafa Kurt lo siguió detrás. El accidente se produjo algunos metros más adelante, cuando tomaba una curva y se encontró con un auto yendo bastante más despacio que él por el carril derecho.

En lugar de aminorar la marcha o de sobrepasarlo por la izquierda, Kurt tomó la trágica decisión de hacerlo por el borde de la carretera, donde el terreno es irregular y suele haber mucha tierra. Fue sólo un segundo. La moto patinó, chocó contra el guardarraíl y él salió despedido 15 metros. La caída fue mortal.

Los testigos del accidente llamaron al servicio de emergencias. El conductor fue trasladado hasta el Hospital Estatal de Gölcük en una ambulancia, pero ya no había nada que hacer. Kurt estaba casado y tenía un hijo.