Israel llamó a consultas a su embajador en la Unesco por la resolución sobre Jerusalén

(Reuters)
(Reuters)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunció este miércoles que llamaba "a consultas" al embajador de su país ante la Unesco tras una nueva resolución sobre Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad ocupada por Israel.

"El teatro de lo absurdo sigue, he decidido llamar a nuestro embajador ante la Unesco a consulta y vamos a decidir las medidas que adoptamos ante esta organización", indicó en un comunicado la oficina del primer ministro.

Una comisión de la Unesco adoptó este miércoles una decisión que deplora "las excavaciones ilegales de Israel en la Ciudad Vieja de Jerusalén", citando en particular la "Explanada de las Mezquitas" y omitiendo así la otra denominación hebraica de "Monte del Templo", el lugar más sagrado del judaísmo.

La Comisión de Patrimonio, que incluye a 21 Estados miembros, adoptó por consenso ese texto propuesto por Kuwait, Líbano y Túnez.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

"Las fuerzas islamistas extremistas destruyen mezquitas, iglesias y sitios arqueológicos, mientras que Israel es el único país en la región que los preserva y que garantiza la libertad de culto para todas las religiones. Es la Comisión de Patrimonio de la Unesco, y no Israel, la que debería ser condenada", expresó Netanyahu en su comunicado.

“Es la Comisión de Patrimonio de la Unesco, y no Israel, la que debería ser condenada”

El secretario general de la OLP, Saeb Erekat, acusó por su parte en un comunicado a Israel de llevar a cabo una "campaña orquestada" para "legitimar la anexión" de Jerusalén Este. "Contrariamente a lo que afirma el gobierno israelí, la resolución votada por la Unesco tiene como objetivo reafirmar la importancia de Jerusalén para las tres religiones monoteístas", dijo.

El 18 de octubre, el Consejo Ejecutivo de la Unesco había adoptado una resolución sobre Jerusalén Este (la parte palestina de Jerusalén) para "la protección del patrimonio cultural palestino". Tel Aviv consideró que ese texto negaba el vínculo milenario entre los judíos y la ciudad. Desde entonces, Israel ya no colabora con la Unesco.