Las fuerzas del Estado Estado Islámico dejan Mosul para reagruparse en Raqqa (AP)
Las fuerzas del Estado Estado Islámico dejan Mosul para reagruparse en Raqqa (AP)

La operación de la coalición apoyada por Estados Unidos está generando más interrogantes que respuestas, considerando que los militantes del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) que abandonan la ciudad de Mosul lo están haciendo en dirección de Raqqa, Siria, escogida por Abu Bakr Al-Bagdadi como capital del Califato que fundó, lo cual supone un serio y peligroso desafío para el Ejército de Bashar Al-Assad.

En la opinión de Daniel Byman, experto del Brookings Institution, quien considera que la operación en Mosul no será sencilla para la coalición, a pesar de la evidente supremacía de su fuerza militar.

"Los yihadistas cuentan con cierta ventaja por su posición en la ciudad", explica Byman. El analista declaró a Reuters que los kurdos iraquíes ya han liberado varias aldeas al este de Mosul, y que las tribus sunitas, las fuerzas iraquíes y las milicias chiitas también participan en la ofensiva.

Según Byman, la pregunta que debe efectuarse la coalición que busca expulsar el ISIS de Mosul es hacia dónde huirán los terroristas en la ofensiva para liberar Mosul que, seguramente, derivara en la derrota militar de ISIS.

El inconveniente será que "la conformacion heterodoxa de la coalición, en el futuro será gran parte del problema -explica Byman-, ya que mientras la amenaza de ISIS se desvanece, las facciones iraquíes continuarán luchando para decidir quién se queda con mas parte del territorio liberado".

"Es posible que ISIS intentará aprovechar esos problemas. El triunfo puede debilitar a los islamistas e incluso terminar con ellos en Irak, pero ISIS intentará incrementar el terrorismo internacional mas allá de la región, atacando Europa, mientras cede territorio", señala el experto.

El ejército iraqí celebra la liberación de un pueblo cercano a Mosul, durante su avanzada contra ISIS. REUTERS/
El ejército iraqí celebra la liberación de un pueblo cercano a Mosul, durante su avanzada contra ISIS. REUTERS/

Tambien puede que la intención de EEUU sea que los terroristas que huyan de Mosul se retiren a zonas controladas por ellos en Siria, opina Salman Rafi Sheij, analista político de New Eastern: "Si Mosul cae, el ejército del Califato va a redirigirse contra el Gobierno de Assad en Siria, un escenario que seguramente no desagradaría a Washington".

Situaciones similares ya han ocurrido, señala el experto, recordando que cuando la ciudad iraquí de Faluya fue retomada por el ejército de Irak, las fuerzas de ISIS se dirigieron a Siria y reiniciaron su lucha contra el Ejército sirio. Damasco ya acuso a EEUU de conspirar para que los terroristas lleguen de Mosul a Siria

Anteriormente, el representante del Partido Democrático del Kurdistán, Said Mamuzini, declaró a medios iraquíes y a la agencia rusa RT, que en el marco de la ofensiva de la coalición liderada por EEUU para liberar Mosul, es evidente que se creará un corredor humanitario por medio del cual los terroristas podrán escapar a Siria y "quienes se retiren por esa vía no serán capturados".

En las ultimas horas, ya se han registrado reportes de vehículos con combatientes de ISIS que han llegado a la ciudad siria de Raqqa después que empezara la operación de la coalición en Mosul, y los medios árabes están hablando de la llegada de más de 100 altos mandos de ISIS a Siria. Esta situación es problemática para el Ejército sirio que "se verá forzado a entrar en combate con mayores esfuerzos", señalo Sheij a la agencia AP. Y tal escenario puede ser usado por EEUU para ingresar a suelo sirio, del que ha sido excluido por Rusia para comenzar una operación militar justificando la "necesidad" de continuar lo iniciado en Mosul, opina el experto.

Moscú sostiene que "aunque los occidentales estén empecinados en recrear la Siria conocida antes que estallara la guerra civil, no aceptara ningún diálogo político que ponga sobre la mesa de negociaciones la destitución de su protegido", el presidente Bashar al-Assad.

Barbara Walter, una especialista en conflictos civiles, se mostró escéptica en materia de una solución política para Siria. En declaraciones al diario libanés An-Nahar sostuvo que "el momento de un acuerdo político para pacificar Siria ha dejado de ser la opción hace dos años. Hoy, el problema es que cualquier plan de Moscú para la paz en Siria excluye a las principales fuerzas opositoras y desde luego a los islamistas radicales, que no quedarían impasibles si se quisiera llevar a cabo algo así. Lo que hoy une a la mayoría de rebeldes es acabar con Assad, por lo que se focalizarán en una nueva etapa de la guerra civil queriendo imponerse por la fuerza sobre el resto".

Por otra parte, según señala Walter, Israel, como país vecino, supo mantener una política de neutralidad en el conflicto. Su primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo cuáles eran las líneas rojas que, de cruzarse, provocarían una respuesta militar israelí: "La transferencia de sistemas de armas a Hezbollah que alteren el equilibrio al norte de Israel, el establecimiento de un "iranistán" al norte de los altos del Golán y los disparos de misiles y cohetes contra suelo israelí".

"No todo acabará con la caída de Mosul", declaró Walter: las implicancias de una casi segura derrota de los terroristas del ISIS en Irak se harán sentir no solo en Siria, sino en Occidente todo.

LEA MÁS: