El Muro de los Lamentos, en medio de la polémica votación de la Unesco (Shutterstock)
El Muro de los Lamentos, en medio de la polémica votación de la Unesco (Shutterstock)

Israel suspenderá toda la colaboración con la Unesco, tras la resolución aprobada por esta organización este jueves, en la que desliga la conexión entre el judaísmo y la Explanada de las Mezquitas (denominada por los judíos Monte del Templo), anunció este viernes el Ministerio de Cultura.

"Tras la vergonzosa decisión de los miembros de la Unesco de negar la historia e ignorar miles de años de lazos judíos con Jerusalén y el Monte del Templo, he notificado a la Comisión Nacional de Israel para la Unesco que suspenda todas las actividades profesionales en la organización internacional", señaló el ministro de Cultura, Naftali Benet, en un comunicado.

A su entender, la resolución aprobada el jueves "supone un apoyo inmediato al terror islamista", y advierte que "los que recompensan a los que apoyan la yihad (guerra santa musulmana) en Jerusalén la misma semana que dos israelíes fueron asesinados pueden ser las próximas víctimas".

Benet cree que "los terroristas de mañana pueden recibir inspiración y legitimación en el acto deplorable de la Unesco", y solicita al mundo que se oponga "abiertamente y en voz alta" a la resolución aprobada por la agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura a propuesta de Palestina.

El Monte del Templo es un lugar sagrado para el judaísmo (Shutterstock)
El Monte del Templo es un lugar sagrado para el judaísmo (Shutterstock)

"Ignorar la historia judía en Jerusalén es el primer paso hacia un mundo apaciguando a los que se oponen al pluralismo religioso y cultural", afirmó el ministro israelí, que pidió a la Unesco que "ponga fin a este fiasco y deje de negar la historia antes de que su reputación quede empañada y su profesionalidad sea olvidada".

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, también tuvo el jueves palabras muy duras para la decisión de la Unesco, que calificó de "teatro del absurdo".

"La organización ha adoptado su decisión más extravagante al declarar que el pueblo de Israel no tiene conexión con el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones", manifestó Netanyahu, que remachó que "obviamente ninguno de ellos ha leído la Biblia".

La resolución fue adoptada por el Consejo Ejecutivo de la Unesco, compuesto por 58 países, niega los vínculos del lugar (situado en el territorio palestino ocupado de Jerusalén Este) con el judaísmo y se limita a considerarlo centro de culto del islam, que denomina al recinto como el complejo de la mezquita de Al Aqsa o Noble Santuario.

El texto tuvo seis votos en contra, 26 abstenciones y dos ausencias, frente a 24 a favor, e incluía una enérgica condena a Israel por la gestión de los lugares sagrados de Jerusalén.

Considerado el tercer sitio más sagrado del islam tras La Meca y Medina, la mezquita fue erigida en el lugar en el que la tradición judía ubica los dos templos bíblicos, el de Salomón y el de Herodes.

(EFE)