La Justicia francesa confirmó que la masacre de Niza fue algo premeditado y preparado

Lo aseguró el fiscal de la República, quien además reveló que el asesino Mohamed Bouhlel estuvo buscando información en internet sobre la propaganda del ISIS, la matanza en la disco de Orlando y la violencia yihadista

Las víctimas del ataque sobre el Paseo de los Ingleses de Niza (Reuters)
Las víctimas del ataque sobre el Paseo de los Ingleses de Niza (Reuters)

El fiscal de la República, François Molins, confirmó este lunes que la masacre de Niza cometida el jueves pasado y en la que murieron 84 personas fue un acto "premeditado" y "preparado".

Bouhlel tenía en su computadora desde hace pocas semanas imágenes extremadamente violentas de crímenes perpetrados por el Estado Islámico (ISIS) como por ejemplo decapitaciones, así como fotos de líderes yihadistas como Osama bin Laden o Moctar Belmoctar.

El funcionario judicial también reveló que el asesino franco-tunecino también había buscado información sobre la matanza en la discoteca gay de Orlando en la que fallecieron 50 personas, incluido el hombre que la cometió.

Sin embargo, Molins explicó en una comparecencia ante la prensa que hasta el momento no se ha encontrado ninguna prueba de que Bouhlel hubiese jurado lealtad al ISIS, ni que tuviese contacto con ningún miembro de esa organización.

Según el fiscal, Bouhlel había mostrado un "interés cierto pero reciente" por el movimiento yihadista, y destacó que "la radicalización puede producirse más rápidamente cuando va dirigida a mentalidades perturbadas".

Del 1° al 14 de julio Bouhlel buscó en internet suras del Corán, cantos religiosos e información sobre las recientes masacres en Orlando y Dallas (Estados Unidos), pese a que esta última tuvo motivos puramente raciales, y en Magnanville, cerca de París, donde un hombre que había jurado lealtad al ISIS asesinó a una pareja de policías.

Además, la Policía ha encontrado en su teléfono un artículo del 1° de enero de 2016 del periódico local Nice Matin con el título: "Se estrella voluntariamente en la terraza de un restaurante".

Según el testimonio brindado por una de las seis personas que continúan bajo arresto tras el atentado del 14 de julio, el hombre se había dejado barba hacía ocho días y había explicado que tenía un significado religioso.

El fiscal también reveló que Bouhlel había mostrado un video con decapitaciones a uno de los detenidos y, ante su sorpresa, le dijo que él "ya estaba acostumbrado" a su visionado.

El terrorista recorrió en diferentes ocasiones, incluso el mismo día de la masacre, el Paseo de los Ingleses, donde cometió su crimen, según las imágenes captadas por las cámaras de videovigilancia y fotos tomadas desde el propio teléfono móvil del individuo.

En desarrollo…

(Con información de EFE)