Miembros de la organización terrorista palestina Hamas (Reuters)
Miembros de la organización terrorista palestina Hamas (Reuters)

Un reporte de la agencia de inteligencia germana indicó que unos 300 miembros de la organización fundamentalista Hamas y unos 950 activistas del grupo Hezbollah operan dentro de ese país, el mismo número que fue detallado en informes de los años 2013 y 2014.

El diario Jerusalem Post, que examinó con detalle las 317 páginas del informe, revela que los terroristas islámicos están en la mira de la inteligencia alemana, la Oficina Federal de Protección de la Constitución.

El diario israelí manifestó "desconocer" el motivo por el cual Alemania permite que esos extremistas continúen en el país, ya que la Unión Europea clasificó como "entidades terroristas" a Hamas y Hezbollah, aunque esta última se mantiene con legalidad para trabajar como un partido político en Europa. Por su parte, los Estados Unidos, la Liga Árabe y Holanda prohibieron cualquier actividad relacionada con la organización Hezbollah en sus territorios.

La policía alemana está a cargo de los operativos antiterroristas
La policía alemana está a cargo de los operativos antiterroristas

La preocupación por estos datos surge porque Europa suele ser una plataforma para que los miembros de Hezbollah ataquen a los israelíes y judíos europeos en distintas regiones del continente. La cantidad estimada de radicales islámicos de distintas facciones y países que se encuentran en Alemania es de 10.000 personas. Es probable que se hayan infiltrado a través de los flujos de inmigrantes refugiados, según el informe.

"Los seguidores islámicos de grupos terroristas como Hamas y Hezbollah se esfuerzan por abolir el Estado judío de Israel y están focalizados en sus regiones de origen, lugares donde cometen la mayor cantidad de actos terroristas violentos", explica el informe.

La canciller alemana, Angela Merkel, declaró en el año 2008 que la seguridad de Israel "no era negociable" para su república, e Israel y Alemania celebraron 50 años de relaciones diplomáticas en 2015. Por su parte, en Berlín el Senado prohibió que activistas pro-Hezbollah utilicen banderas con sus consignas, que "propagan la destrucción de pueblos completos y apoyan la guerra y la violencia", según las declaraciones oficiales del Parlamento.