Un fotógrafo de la agencia Reuters capturó el momento de alegría de una mujer que literalmente arrojó el niqab negro que el Estado Islámico le había obligado a vestir mientras su pueblo estaba bajo poder de los yihadistas.

(Reuters)
(Reuters)

Una pequeña aldea cerca de Manbij, ciudad del norte de Siria, fue recuperada este jueves por tropas respaldadas por Estados Unidos, y sus habitantes pudieron celebrar la expulsión del grupo terrorista.

(Reuters)
(Reuters)

La mujer de las fotografías, que no fue identificada, mostró felizmente cómo se descubría la cara y reveló que llevaba un velo púrpura brillante por debajo del niqab. Otras vecinas junto a ella también pudieron ser vistas con vestidos de colores y los rostros expuestos.

(Reuters)
(Reuters)

El estricto código de vestimenta implementado por ISIS en sus áreas conquistadas en Siria e Irak dicta que todas las mujeres deben cubrirse de pies a cabeza. Pero en los últimos días, las imágenes de mujeres que celebran su libertad quitándose los velos están fluyendo fuera de Alepo, donde varias ciudades ya han sido liberadas de las manos del grupo terrorista.

Ofensiva en Siria

Fuerzas respaldadas por Estados Unidos que combaten al Estado Islámico cerca de la frontera entre Siria y Turquía dijeron este jueves que habían alcanzado la última ruta de los yihadistas que conduce a la ciudad de Manbij, su bastión en el área.

Observadores confirmaron que las Fuerzas Democráticas de Siria –una alianza que incluye a la poderosa milicia kurda YPG y sus aliados árabes– habían avanzado hasta una distancia adecuada para disparar desde la carretera, una semana después de haber comenzado una campaña para expulsar a los militantes de la línea de frontera.

Washington espera que la operación corte la última conexión importante del ISIS con el mundo exterior. Los yihadistas han usado la frontera durante años para recibir suministros y combatientes y, más recientemente, para enviar efectivos a realizar ataques en Europa.

Reuters captó los festejos en el pueblo arrebatado a ISIS

"Hemos alcanzado la carretera que conecta Manbij y Alepo, desde el oeste", dijo a Reuters Sharfan Darwish, vocero del Consejo Militar de Manbij, aliado a las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, por su sigla en inglés). Darwish parecía referirse a la carretera entre Manbij y Al Bab, más hacia el oeste y también en manos del ISIS. Esa ruta también se dirige a Alepo.

Un comunicado del Consejo Militar de Manbij dijo que sus fuerzas ya habían cortado las líneas de suministro del ISIS que van hacia el norte, este y sur de la ciudad y que ahora estaban lo suficientemente cerca de Manbij para poder disparar contra los militantes.

Darwish no quiso referirse a si las SDF están planeando un ataque a la ciudad, pero dijo a Reuters el miércoles que tenían previsto entrar, aunque estaban siendo cautas debido a la presencia de civiles.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo que supervisa el conflicto con base en Reino Unido, dijo que las SDF están a un rango de disparo de la principal ruta que conduce al oeste, posicionadas a menos de un kilómetro de la ciudad y en control de todas las rutas hacia Manbij.