Javier Reyes, El principe del dorrido - El Ojos