Él fue el coronel que mantuvo vivos a seis normalistas de Ayotzinapa por cuatro días y luego ordenó su muerte

El nuevo informe señala que seis de los 43 estudiantes se mantuvieron con vida en un lugar denominado como la “bodega” y el 30 de septiembre fueron ultimados y desparecidos por órdenes del coronel


Padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa durante una protesta en la CDMX. EFE
Padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa durante una protesta en la CDMX. EFE

Luego de la noche trágica del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, se presume que seis de los 43 estudiantes de la Normal Rural, Isidro Burgos de Ayotzinapa, se mantuvieron con vida hasta cuatro días después de los hechos en un lugar denominado como la “bodega vieja” y que el 30 de septiembre fueron ultimados y desparecidos “por órdenes del coronel, presuntamente el entonces coronel José Rodríguez Pérez”, dijo este viernes el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas.

El subsecretario de Gobernación y encargado de conducir la Comisión de la Verdad sostuvo que el grupo de 43 estudiantes nunca estuvo reunido en su totalidad luego de ser secuestrado el 26 de septiembre y destacó que seis jóvenes estuvieron con vida hasta el 30 de septiembre.

Expuso que se tiene la información, corroborada también con llamadas al teléfono de emergencia 089, donde se acredita que presuntamente seis estudiantes que participaron en la movilización del 26 de septiembre estuvieron retenidos durante varios días y con vida en lo que llaman ‘la bodega vieja’ y de ahí fueron entregados al coronel, quien presuntamente se hizo cargo de estos muchachos.

“Se presume que seis de los estudiantes se mantuvieron con vida hasta cuatro días después de los hechos y que fueron ultimados y desparecidos por órdenes del coronel, presuntamente el entonces coronel José Rodríguez Pérez” dijo el subsecretario de Derechos Humanos este viernes desde Palacio Nacional.

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos. (FOTO: Presidencia)
Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos. (FOTO: Presidencia)

Al exponer las direfencias entre la investigación de la actual administración con la de la denominada “Verdad histórica”, por la que el ex procurador Jesús Murillo Karam se encuentra preso, Encinas manifestó que en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa partiparon algunos miembros del Ejército, y confirmó que el soldado Julio Cesar López Patolzin fue infiltrado en el grupo de normalistas para así conocer detalles del movimiento estudiantil en Guerreo.

Alejandro Encinas dijo que en el informe presentado hace una semana se colocó un dato muy importante referente la existencia de un estudiante normalista miembro del Ejército, cuya labor era la de ser informante de las Fuerzas Armadas y que terminó desaparecido junto con los estudiantes y en ningún momento sus mandos superiores activaron el mecanismo de búsqueda que establece el protocolo de búsqueda de la Secretaría de la Defensa Nacional.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

El funcionario federal señaló que de haberse aplicado este protocolo para garantizar la integridad física del soldado Patolzin, posiblemente se hubiera evitado la desaparición de todos los estudiantes.

Encinas Rodríguez agregó que la verdad histórica dice que los 43 estudiantes fueron llevados a la comandancia municipal de Iguala pero de acuerdo con los nuevos datos, eso es falso pues nunca estuvieron juntos, y especificó que solamente fueron llevados a la comandancia de Iguala los alumnos que iban en el autobús 1564.

Convoy militar en labores de recorrido por Coculaen octubre de 2014. REUTERS/Henry Romero/
Convoy militar en labores de recorrido por Coculaen octubre de 2014. REUTERS/Henry Romero/

“Se dice en la verdad histórica que los 43 alumnos fueron sustraídos de la comandancia y entregados a las policías de Iguala y Cocula, quien los entregaron en Lomas de Coyotes a Guerreros Unidos. Esto sólo sucedió con los alumnos que iban en el autobús 1568, ya que otros estudiantes fueron conducidos a Huitzuco y a otros puntos”, explicó Encinas.

Al presentar detalles de la investigación realizada durante este sexenio señaló que “lamentablemente” no hay indicio alguno de que los 43 estudiantes se encuentren con vida y que, por el contrario, todos los testimonios y evidencias dan cuenta de que fueron arteramente ultimados y desaparecidos.

No obstante, enfatizó que continuarán con la búsqueda en puntos que se cuenta con información para realizar acciones de localización de los estudiantes, que incluyen la ribera del río Balsas y en la laguna de Nuevo Balsas, en Atzcala, municipio de Cocula. Además en la barranca de Tonalapa, en el municipio de Tepecoacuilco, incluso en Brecha de Lobos y en el Paraje Suriano, en Iguala, así como las inmediaciones de Tepeguaje.

El subsecretario de Gobernación aseguró que la instrucción del presidente de la República, es convicción de este gobierno, por lo que “no vamos a solapar ningún abuso, violación a los derechos humanos mi injusticia alguna”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR