Del pino al ahuehuete: cuáles eran los árboles que utilizaban los mexicas para realizar ofrendas

Entre los objetos que realizaban las culturas prehispánicas se encuentran representaciones de deidades como Tláloc, el dios de la lluvia

Para las representaciones de Quetzalcóatl preferían usar el ahuejote (FOTO: HERMES QUETZALCOATL/CUARTOSCURO.COM)
Para las representaciones de Quetzalcóatl preferían usar el ahuejote (FOTO: HERMES QUETZALCOATL/CUARTOSCURO.COM)

A través de un boletín, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer sobre las seis especies arbóreas identificadas, hasta ahora, en la colección arqueológica de madera del Proyecto Templo Mayor (PTM). Con estos árboles los prehispánicos elaboraron una gran variedad de objetos, en su mayoría fueron representaciones de deidades como Tláloc y también de sus insignias principalmente para ofrendas.

Después de que los especialistas recuperaron cerca de 2 mil 550 objetos de madera en ofrendas, donde la mayoría eran representaciones de deidades prehispánicas, los investigadores realizaron un método para la conservación de estas piezas y fue así que se pudo extraer 62 muestras para su análisis taxonómico.

El pino ayacahuite, abeto y oyamel, ciprés o cedro blanco, ahuehuete, aile y tepozán son las seis especies arbóreas identificadas y con las cuales los mexicas realizaban objetos. Además fueron descubiertas al pie del Hui Teocalli, Templo Mayor, un espacio consagrado.

El hallazgo fue en el Templo Mayor (Foto: Twitter/@ObturadorMX_)
El hallazgo fue en el Templo Mayor (Foto: Twitter/@ObturadorMX_)

“Lo que se observa son objetos completos y semicompletos, incluso con policromía, pero sumamente frágiles por el agua que penetró en las estructuras vegetales, la cual funciona ahora como su único sostén. De ahí que, en la excavación, debemos controlar la ‘ruptura’ en el equilibrio de las condiciones bajo las que se mantuvieron por tanto tiempo”, señalaron las especialistas María Barajas Rocha y Adriana Sanromán Peyron.

Es por esto que fue necesario poner los objetos en una cámara de temperatura controlada para la fase de secado, pues al estar más de 500 años inalterados fue necesario aplicar un método de conservación.

Asimismo, las especialistas mencionaron que el proceso de sustitución o de impregnación en madera se realizó de una manera paulatina y la concentración de disolución (trehalosa) se fue incrementando hasta alcanzar el máximo deseado, que en este caso fue de 82 por ciento de la solución.

Entre los objetos de madera que se lograron recuperar se encontraron: dardos, lanza dardos, pectorales, pendientes, máscaras, ornamentos, orejeras, cetros, jarras Tláloc, tocados, una representación de flor y otra de hueso.

La imagen del dios solar y de la guerra, Huitzilopochtli, se realizaba con ramas de mezquite (Foto: Mediateca INAH)
La imagen del dios solar y de la guerra, Huitzilopochtli, se realizaba con ramas de mezquite (Foto: Mediateca INAH)

La identificación taxonómica de al menos seis especies de árbol permitió contrastar y ampliar lo que se conocía en fuentes históricas como los códices Florentino y De la Cruz-Badiano, Historia de las plantas de Nueva España y Relaciones Geográficas del siglo XVI, sobre el simbolismo y el uso de estas maderas antes y poco después de la conquista de México- Tenochtitlan, se señaló.

“Un alto porcentaje de las muestras identificadas son gimnospermas de la familia Pinaceae, cuya madera es fácil de trabajar por su densidad. En esta fueron tallados distintos tipos de cetros: cabeza de venado, serpentiforme (coatopilli), en forma de rayo (chicahuaztli), entre otros”, explicaron las restauradoras María Barajas Rocha y Adriana Sanromán Peyron.

Entre los objetos se encontraron máscaras (Foto: Mediateca INAH)
Entre los objetos se encontraron máscaras (Foto: Mediateca INAH)

También señalaron que llamó la atención que dos máscaras miniatura, las cuales son atributos a Tláloc, se realizaran en madera de aile, especie que crece en el margen de los ríos.

El INAH comentó que la selección de madera por parte de los mexicas pudo haberse dado por dos aspectos: el físico-mecánico como el color, el tipo de veta, aroma, resina que expedía o el lugar de procedencia; la segunda cuestión fue por el simbólico, ya que ciertas especies arbóreas eran asociadas a una deidad.

Por ejemplo, la imagen del dios solar y de la guerra, Huitzilopochtli, se realizaba con ramas de mezquite; mientras que para las representaciones de Quetzalcóatl, deidad que representa la dualidad, preferían usar el ahuejote.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR