Crisis del Fentanilo: la mayoría de los usuarios mexicanos en la frontera no saben que están consumiendo el mortal opioide

Un equipo de investigadores del Instituto Nacional Psiquiatría Ramón de la Fuente (INPRF) detectó rastros de fentanilo en el 93% de las 59 muestras de polvo blanco “puro” que fueron recolectadas en Tijuana, ciudad donde el consumo es tres veces mayor al promedio nacional

(AP)
(AP)

La producción masiva de fentanilo se ha traducido en algunos cambios notables en el consumo de drogas en México. Esto a pesar de que tanto autoridades mexicanas como estadounidenses siguen decomisando dicho estupefaciente en ambos lados de la frontera.

Un diagnóstico realizado en más de 1.000 centros públicos y privados para el tratamiento de adicciones halló que el número de personas que habían consumido fentanilo pasó de apenas 24 entre 2013 y 2018 a casi 100 en los dos últimos años.

“En el periodo estudiado, hubo un importante incremento en la detección de casos de consumo de fentanilo”, especialmente en los estados del noroeste a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, señaló el informe citado por la organización Insight Crime.

A pesar de que la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT 2016-2017) no detectó casos de consumo de fentanilo en el país, estudios como Cuqueando la chiva o Caracterización de los servicios para personas que consumen heroína, Fentanilo y otros opioides en la frontera norte muestran otro panorama del consumo del opioide, particularmente en la frontera mexicana con Estados Unidos, así como la precariedad en la que se encuentran los consumidores habituales.

Foto: Twitter @SEDENAmx
Foto: Twitter @SEDENAmx

Aunque la mayor parte de esta potente droga pasa a través de la frontera, esta sustancia ha entrado a la cadena de suministro de la heroína en ciudades fronterizas como Tijuana, donde es consumo es tres veces mayor al promedio nacional, en gran parte porque es un punto clave para el trasiego de drogas a Estados Unidos.

Un equipo de investigadores del Instituto Nacional Psiquiatría Ramón de la Fuente (INPRF) detectó rastros de fentanilo en el 93% de las 59 muestras de polvo blanco “puro” que fueron examinadas.

Un informe de la CONADIC, que analizaba los patrones de consumo de fentanilo y otras sustancias entre 254 participantes de los estados de Baja California, Chihuahua y Sonora, descubrió que muchos consumidores “no sabían que lo que estaban consumiendo era fentanilo”.

Del total de los encuestados, solo 6 afirmaron haber consumido fentanilo en alguna oportunidad. También informaron que en las calles, la droga se conoce por otros nombres para confundir a los usuarios como China White, M30, heroína sintética o polvo blanco.

REUTERS/Shannon Stapleton
REUTERS/Shannon Stapleton

El pasado 28 de septiembre, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) publicó su primera alerta de seguridad pública en seis años; en la que advirtió sobre los riesgos para los usuarios de las píldoras mezcladas con dosis letales de fentanilo y metanfetaminas.

El día después de que la DEA emitió esa alerta, la Fiscalía General de la República (FGR) anunció la captura de una persona en el estado de Sonora, al norte del país, presuntamente por transportar 17.100 pastillas de fentanilo, las cuales estaban listas para pasar al otro lado de la frontera.

Los hechos sucedieron en cumplimiento a una orden de investigación por elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM) de la región Noroeste, en las inmediaciones del kilómetro 130+300 de la carretera federal México 15, en Navojoa, Sonora, donde realizaron la detención de un hombre identificado como José “L”.

La Secretaría de Defensa Nacional de México (Sedena) informó recientemente que sus agentes incautaron 1.225 kilos de fentanilo entre enero y el 21 de septiembre de este año, lo que representa un alza de 16,5% sobre los decomisos en el mismo periodo de 2020.

Tanto el Cártel de Sinaloa como el Cártel Jalisco Nueva Generación son ubicados como las principales organizaciones que inundan las calles de Estados Unidos con fentanilo. El resultado: decenas de miles de muertes por sobredosis. Esta droga es un fuerte opioide sintético similar a la morfina, pero entre 80 y 100 veces más potente.

Los precursores químicos para la síntesis del narcótico son enviados desde Asia y llegan mediante embarques. Luego, los cárteles mezclan la sustancia con otras drogas para potencializar el efecto.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR