Expertos del IPN descubrieron una bacteria que ayuda a cuidar la fertilidad del suelo para cultivo

El microorganismo contrarresta las sustancias nocivas de los plaguicidas y permite controlar las plagas

La investigadora Maribel Mireles Martínez del IPN, mediante su proyecto “Participación microbiana en la degradación de plaguicidas agrícolas” encontró una bacteria que ayuda a controlar las plagas.  (Foto: IPN)
La investigadora Maribel Mireles Martínez del IPN, mediante su proyecto “Participación microbiana en la degradación de plaguicidas agrícolas” encontró una bacteria que ayuda a controlar las plagas. (Foto: IPN)

El estudio de la bacteria Bacillus thuringiensis que llevan a cabo expertos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) reveló que hay cultivos microbianos que contrarrestan sustancias químicas de los plaguicidas.

El estudio es encabezado por la maestra en Ciencias, Maribel Mireles Martínez, e investigadora en el Centro de Biotecnología Genómica (Cebiogen ). Se basa en muestras de suelo de la zona agrícola del Río Bravo.

La bacteria tiene un potencial biológico que ayuda en el control de las plagas así como en la degradación de varios tipos de pesticidas en los cultivos de maíz y de sorgo en el Estado de Tamaulipas. También tiene la capacidad de degradar sustancias nocivas presentes en plaguicidas que afectan a los organismos que viven el el suelo y que provocan afectaciones en la salud de las personas.

El método que usó  la  maestra en Ciencias Maribel Mireles junto con los expertos  para estudiar a la bacteria fue el de biorremediación. (Foto: IPN)
El método que usó la maestra en Ciencias Maribel Mireles junto con los expertos para estudiar a la bacteria fue el de biorremediación. (Foto: IPN)

El proyecto “Participación microbiana en la degradación de plaguicidas agrícolas” es enfocado en la estructura de la bacteria Bacillus thuringiensis con el fin de tener información sobre los genes que le hacen posible realizar el proceso de degradación, toxicidad en los insectos insectos a los cuales regula de manera natural.

El Director General del Politécnico, Arturo Reyes Sandoval explicó que el principal objetivo del IPN es ayudar en la resolución de problemas del país mediante diversos proyectos de investigación y de desarrollo tecnológico, por esa razón el estudio de la investigadora Mireles Martínez se basa en afrontar y disminuir los daños en cultivos que favorecen el desarrollo económico.

En el proyecto de Mireles encontraron Mireles Martínez encontró a través de muestras del suelo en la región agrícola del Río Bravo, Tamaulipas bacterias resistentes a los plaguicidas, tales como las neonicotinoides, piretroides y organofosforados.

La bacteria Bacillus thuringiensis reduce los efectos de las sustancias nocivas de plaguicidas y es funcional para el cuidado de la fertilidad del suelo. (Foto: EFE/Gabriel Romano/Archivo)
La bacteria Bacillus thuringiensis reduce los efectos de las sustancias nocivas de plaguicidas y es funcional para el cuidado de la fertilidad del suelo. (Foto: EFE/Gabriel Romano/Archivo)

Los expertos estudiaron los organismos en el sitio a partir de la técnica biorremediación, que es implementada por un proceso biotecnológico que usa microorganismos, hongos, plantas o las enzimas que derivan de ellos para que de esa manera se pueda recuperar una zona que fue alterada por contaminantes ya que reduce de forma efectiva y segura los insecticidas.

Dentro del proceso realizaron un estudio de degradación y a través de un análisis de cromatografía que funciona para la cuantificación, separación y la identificación de los compuestos biológicos o químicos determinaron que el compuesto tuvo capacidad para transformarse en moléculas menos toxicas para el medio ambiento y como fuente de energía.

La maestra Mireles Martínez apartó los microorganismos que pertenecían al género Bacillus, así como a Arthrobacter y Microbacterium (bacterias que normalmente existen en el suelo) y que tienen como función estructurar la tierra ya que fijan el nitrógeno, participan en los procesos de degradación de los herbicidas, plastecidas.

El Centro de Biotecnología Genómica del Instituto Politécnico Nacional tiene como propósito desarrollar proyectos que funcionen para mejorar el país. (Foto: IPN)
El Centro de Biotecnología Genómica del Instituto Politécnico Nacional tiene como propósito desarrollar proyectos que funcionen para mejorar el país. (Foto: IPN)

En su proyecto enfatizó que hay diferentes métodos para disminuir los compuestos en el medio ambiente, puso como ejemplo las técnicas físico químicas a las que describió como caras e ineficientes y por otra parte, los procesos biológicos enzimáticos o de remediación microbiana el cual determinó como el mejor procedimiento en cuanto a costo y eficiencia.

Sustentó que el uso de remediación microbiana recurre a los insecticidas como una fuente carbono, sulfuro y que aportan electrones, de tal forma que hacen el proceso menos tóxico, ya que la utilización de plaguicidas como fertilizantes, insecticidas, acaricidas y herbicidas son una de las principales causas de contaminación del planeta porque repercuten en la fertilidad del suelo para los cultivos y en diversos ecosistemas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR