Por qué Gignac contrató los servicios de un “coyote”

El futbolista francés, naturalizado mexicano, fue llamado a declarar ante la FGR por falsificación de documentos

El futbolista francés se naturalizó mexicano en 2019.
REUTERS/Molly Darlington
El futbolista francés se naturalizó mexicano en 2019. REUTERS/Molly Darlington

A principios de la semana, se dio a conocer el jugador de fútbol francés naturalizado mexicano, Andre-Pierre Gignac, quien juega en el equipo norteño de los Tigres, compareció ante la Fiscalía General de la República (FGR), y admitió ser responsable en la presentación de información errónea, durante los trámites realizados en 2019 para su naturalización.

Durante la presentación de documentos, se detectó una anomalía, por lo que el jugador fue citado por la FGR. Previamente, tanto los abogados de Gignac como los del club intentaron que el tema legal no escalara hasta la comparecencia del jugador ante la Fiscalía. No obstante, el citatorio por parte de las autoridades, finalmente exigió la declaración presencial del jugador, por presunta falsificación de documentos.

Por su parte Gignac acusó que fue víctima de abuso de confianza, pues otra persona fue quien le realizó el trámite de la carta de antecedentes no penales para la naturalización. Sin embargo, este procedimiento lo debía de hacer el francés de manera personal, lo cual apunta a la falla en el debido involucramiento del delantero del equipo Tigres en el proceso.

Finalmente, gracias a la aceptación de responsabilidad de Gignac, la condena se redujo a una sanción económica que será determinada por un juez.

Andre Gignac de Tigres, dijo ser víctima de abuso de confianza. EFE/Miguel Sierra/Archivo
Andre Gignac de Tigres, dijo ser víctima de abuso de confianza. EFE/Miguel Sierra/Archivo

Tras darse a conocer la información de que Gignac no fue quien hizo los trámites que le correspondían, se llegó a la conclusión de que es probable que el futbolista haya contratado los servicios de una persona que los hiciera por él, los también conocidos como “coyotes”.

Y es que hay trámites que pueden ser difíciles, como sacar el acta de defunción y permisos de inhumación o incineración de un familiar cercano muy querido, complejos como pedimentos y permisos para importar productos desde China, o en otro idioma, como la visa norteamericana, para los cuales, muchas veces se busca la asesoría que ya tenga experiencia en ellos.

Éstas personas pueden ser profesionistas expertos en su ramo (como los agentes aduanales), empresas que ofrecen la asesoría como parte de sus servicios (caso de las funerarias), o particulares con experiencia en el proceso.

Sin embargo, en todos los casos anteriores, hablamos de personas que te guían en el proceso, respetando reglamentos y procedimientos. Que son claros respecto a sus honorarios, los costos que debes de cubrir, y el alcance de sus servicios.

Muchas personas contratan los servicios de los "coyotes" para evitarse hacerlos ellos mismos. EFE/Joédson Alves
Muchas personas contratan los servicios de los "coyotes" para evitarse hacerlos ellos mismos. EFE/Joédson Alves

Pero a diferencia de ellos, que hacen los trámites “por la derecha”, y respetando todo, los llamados “coyotes”, ofrecen brincarse los reglamentos, darle la vuelta a los procedimientos, o incluso conseguir cosas que por otra vía sería prácticamente imposible conseguir.

Estas personas, regularmente abusan de las quienes ignoran los procedimientos para realizar los trámites, para llevar a cabo algunos que son relativamente sencillos. No siempre quedan claros sus honorarios desde un inicio, y con tal de que contrates sus servicios, son capaces de comprometerse con lo que sea, así esté fuera de su alcance.

Algunos de los riesgos que corres al relacionarte con un “coyote”, son que se eleve de manera excesiva el costo del trámite, pues si una licencia de conductor, como ejemplo, cuesta unos 500 pesos, los coyotes la cobrarían entre 1000 y 1500 pesos, adicional al costo de la licencia.

Otro de los riesgos que se corren, es el de perder el dinero que se le dio a la persona, pues nada te garantiza que hará el trabajo, y menos si el trámite se complica. Otro de los riesgos, es el de ser víctima de un fraude, pues pueden llenar tus documentos con sellos inválidos, firmas falsas, formatos obsoletos, y hasta documentos falsificados, pues no hay más garantías de la autenticidad del documento más que la palabra del “coyote”.

Inclusive, pueden acusarte de ser cómplice de un delito, pues si atrapan a la persona en medio de tu trámite, con todos tus documentos y datos de contacto, se te citará para fincar responsabilidad.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR